21: Blackjack, o cómo perderse fácilmente en el juego

Título original: 21.
Nacionalidad: EE.UU.
Año: 2008.
Director: Robert Luketic.
Guión: Peter Steinfeld y Allan Loeb.
Reparto: Jim Sturgess, Kevin Spacey, Kate Bosworth, Laurence Fishburne, Aaron Yoo, Liza Lapira, Jacob Pitts, Josh Gad.
Duración: 123 minutos.

Ben Mezrich tiene más libros que “The Accidental Bilionaires”, esa obra que ya mencioné al hablar sobre “La Red Social” (The Social Network). Uno de ellos es sobre otros estudiantes universitarios, concretamente se llama “Bringing Down the House: The Inside Story of Six M.I.T. Students Who Took Vegas for Millions”, lo que traducido del inglés significa “Tirando la Casa por la Ventana: La Historia de Seis Estudiantes del M.I.T. que Tomaron Las Vegas por Millones”. Y esa obra es en la que se basa 21: Blackjack.

El filme nos presenta a Ben (Jim Sturgess) que es alumno del M.I.T. (Massachussetts Institute of Technology) y que quiere ir a Harvard a estudiar medicina. El problema es el dinero, y es que necesita trescientos mil dólares, que se dice pronto, para hacer la formación que quiere. Trabaja en una tienda de trajes para hombres pero tiene mucho por ahorrar.

Ben es un alumno muy inteligente y se le dan muy bien los números y en eso precisamente se fija su profesor Micky Rosa (Kevin Spacey) que le invita a unirse a un club un tanto especial, y es que se dedican a jugar al Blackjack en casinos de Las Vegas y a ganar montones de dinero. ¿Cómo lo hacen? Contando las cartas, algo que la seguridad de los casinos persigue porque la banca no quiere perder y se considera hacer trampas.

Ben dice en un primer momento no a la propuesta de Micky pero acaba accediendo y en poco tiempo sus compañeros, entre ellos está la chica que le gusta, Jill (Kate Bosworth), le explican todo el sistema que tienen para contar las cartas y avisarse en caso de que haya algún problema.

El problema principal es que aparezca la seguridad del casino y les cojan para darles una paliza (en Las Vegas no se andan con chiquitas si no que se lo rpegunten al personaje que interpretó Joe Pesci en “Casino” de Martin Scorsese). Pero cuando hay dinero de por medio puede aparecer la codicia fácilmente y eso es sobre lo que Micky advierte a Ben.

La película tiene su interés, no se hace pesada en ningún momento pero hay que estar muy atentos a las explicaciones que la voz en off de Ben da porque es muy fácil perderse si se tiene poco o nulo conocimiento sobre este popular juego de cartas. El final de la película es de lo más destacable de la misma.