Valor de Ley, peliculón en todos los sentidos

Título original: True Grit.
Nacionalidad: EE.UU.
Año: 2010.
Directores: Joel y Ethan Coen.
Guión: Joel y Ethan Coen.
Reparto: Hailee Steinfeld, Jeff Bridges, Matt Damon, Josh Brolin, Barry Pepper, Ed Corbin, Joe Stevens.
Duración: 110 minutos

No soy muy amiga de los westerns. Vale que no es que haya visto demasiados tampoco, pero no es un género que me haya llamado nunca la atención. Tampoco es que me gusten los hermanos Coen, he visto varias de sus películas y son de esos directores a los que adoras o de los que pasas, vaya que no tienen término medio.

Readaptando el libro “Valor de Ley” (True Grit) de Charles Portis, que no haciendo un remake de la película del mismo nombre de 19 que aportó el único Oscar de su carrera a John Wayne, los Coen se han salido de su tipo de cine no para reinventar el género, como muchos claman, sino para hacer un peliculón de principio a fin. Para mí, lo es y es que me ewnganchó desde los primeros minutos de metraje y me mantuvo con una sonrisa en los labios durante buena parte del filme y al finalizar los títulos de créditos con la sensación de haber visto una de las mejores películas del años y de la primera década de este siglo XXI.

A Mattie Ross (Hailee Stanfeld) le matan a su padre. Sabe quién ha sido exactamente, Tom Chaney (Josh Brolin) y por eso decide contratar al alguacil Rooster Cogburn (Jeff Bridges) para que encuentre al asesino de su progenitor y así poder vengar su muerte. Al principio Cogburn no quiere pero Mattie es una niña muy avipada (muestra de ello es, por ejemplo, la gran conversación con el hombre al que su padre vendió unos caballos poco antes de morir) y le convence, aunque quiere ir con él y Cogburn se niega dejándola atrás. Pero ella le sigue y al final ambos marchan a por Chaney con un ranger que también le busca, LaBoeuf (Matt Damon).

De camino en su búsqueda se encontrarán con la banda con la que está Chaney, habrá tiros, que para algo es un western, y los tres protagonistas aprenderán a preocuparse los unos de los otros. Mattie se ha quedado sin padre sí, pero la relación que entabla con Cogburn es muy de padre e hija, mientras que la que establece con LaBouef es medio romántica, digo medio porque es una cría de dieciséis años y él lo sabe. Pero es que Mattie es muy madura para su edad, de hecho es ella la que iba a tener que cuidar a su madre y su hermano tras perder a su padre.

El guión me pareció muy bueno, hay escenas muy destacables por lo bien rodadas que están incluyendo en las que los Coen no se cortaron nada (ahorcamientos, amputaciones de partes del cuerpo) y un reparto en el que vuelve a brillar el gran Jeff Bridges y en el que nos han hecho descubrir a una pequeña gran actriz que es Steinfeld. Primera película, primera nominación al Oscar (a la Mejor Secundaria aunque es protagonista). A destacar también la fotografía.

Un filme, sin duda muy recomendable que no obtuvo ningún Oscar a pesar de estar nominada en diez candidaturas incluyendo Mejor Película, Mejor Actor para Bridges, Mejor Director y Mejor Guión Adaptado, además de la ya mencionada Mejor Actriz Secundaria.