Algo pasa en Las Vegas, entretenimiento sin pretensiones

Título original: What Happens in Vegas.
Nacionalidad: EE.UU.
Año: 2008.
Directores: Tom Vaughan.
Guión: Dana Fox.
Reparto: Cameron Díaz, Ashton Kutcher, Rob Corddry, Lake Bell, Jason Sudeikis, Treat Williams, Queen Latifah.
Duración: 100 minutos

Cuando te encuentras ante una película como “Algo Pasa en Las Vegas” es fácil que al empezar a verla sepas cómo va a acabar. El reparto ya te da pistas de que estás ante una típica comedia romántica. Por una parte tenemos a Cameron Díaz, que ha demostrado saber hacer papeles dramáticos también pero que la comedia le va que ni pintada, y por otra a Ashton Kutcher, actor encasillado en este tipo de papeles.

En la película tenemos a Joy McNally (Díaz) a la que deja su novio Mason (Jason Sudeikis) de la noche a la mañana como quien dice, y que decide con su mejor amiga Tipper (Lake Bell) irse a Las Vegas a quitarse todas las penas. También está Jack Fuller (Kutcher) que es despedido del trabajo por su padre y que decide también irse a la ciudad de los casinos con su mejor amigo Hater (Rob Corddry). Ambas parejas se conocen allí y aunque se caen como el culo, al final acaban pasando una noche loca todos juntos, loca hasta tal punto de que Joy y Jack se casan y ni se acuerdan de ello.

De vuelta a la Gran Manzana, donde viven, van al juzgado para divorciarse pero tienen un inconveniente y es que con una moneda de Joy, Jack ganó tres millones de dólares en la tragaperras y ambos quieren el dinero. El juez decide que vivan durante seis meses como marido y mujer yendo a una consejera matrimonial (Queen Latifah) y que intenten salvar su matrimonio para que les conceda el divorcio.

Y como en toda película de este tipo en la que chico y chica se conocen, chico y chica se llevan mal, al final el chico y la chica acaban llevándose bien. “Algo Pasa en Las Vegas” es, por tanto, una previsible comedia romántica para el lucimiento de sus dos protagonistas, de la tableta de chocolate de Ashton Kutcher y de la ciudad de Nueva York, que se ve mucho, que no tiene ninguna pretensión más allá del entretenimiento y en eso cumple con creces porque hay escenas bastante graciosas que me hicieron soltar carcajadas.