Super 8, regreso al pasado de la mano de J.J. Abrams

Título Original: Super 8.
Año: 2011.
Nacionalidad: EE.UU.
Director: J.J. Abrams.
Guión: J.J. Abrams.
Reparto: Joel Courtney, Riley Griffiths, Elle Fanning, Ryan Lee, Gabriel Basso, Zach Mills, Kyle Chandler, Ron Eldard, Jessica Tuck, Richard T. Jones, Noah Emmerich, Glynn Turman.
Duración: 114 minutos.

Lillian, Ohio, verano de 1979. Un grupo de amigos de unos 12 años decide grabar una pelícla de zombies en 8 milímetros para presentarla a un festival. Pero mientras están rodando una escena en una estación de tren de noche, uno de ellos, Joe Lamb (Joel Courtney) ve cómo una furgoneta invade la vía para chocar contra un tren y descarrilarlo. Quien conducía era el profesor Woodward (Glynn Turman), que a algunos de ellos les daba clase en el colegio, que queda malherido pero les dice que corran y queno cuenten lo que han visto o les mataran a ellos y a sus padres.

Los chicos hacen caso pero Joe se lleva una, como dicen en la propia película, especie de cubo de Rubik a casa. Lo extraño es que son las fuerzas armaas quienes acuden a limpiar todo y a buscar algo también, algo que un tal Nelec (Noah Emmerich) quiere recuperar a toda costa, impidiendo que desde la oficina del sheriff trabajen cmo es debido.

Los chavales seguirán grabando su película mientras en Lillian empiezan a pasar cosas raras, los perros huyen despavoridos, alguien roba piezas de motores de coche y electrodomésticos y también desaparecen varias personas, el sheriff incluído, por lo que el padre del propio Joe, Jackson Lamb (Kyle Chandler) tomará las riendas de la investigación, que para algo es el ayudante del sheriff.

J.J. Abrams firma un buen guión y demuestra su buen hacer como director sacando lo mejor de sí sobre todo a los niños protagonistas, en especial a Joel Courtney, Joe, y a Elle Fanning, que a sus trece años puede hacer que su hermana Dakota tiemble de miedo porque puede llegar a ser mejor actriz que ella, incluso.

La película recuerda mucho a “Los Goonies” (The Goonies) por tratarse de un grupo de amigos que de la noche a la mañana comienzan una fantástica aventura, “E.T.” y hasta a “La Guerra de los Mundos” (War of the Worlds) y se disfruta pero no es, en mi opinión, uno de esos filmes que vaya a convertirse en un clásico del cine y del que todo el mundo vayaa recordar con cariño de aquí a unos años.

La película entretiene y hasta toca la fibra sensible, además nos lleva a los que somos de una determinada generación, finales de los 70-principios de los 80, a recordar el cine que se hacía antes y el tipo de películas con las que disfrutábamos, de ahí sobre todo que recuerde a “Los Goonies”. Ya no se hacen películas así, pero J.J. Abrams probablemente haya querido que recordemos una época, que sintamos nostalgia y que disfrutemos igual que cuando éramos pequeños. Pero, en eso tal vez esté el fallo del filme, o lo que me impida particularmente haberlo disfrutado tanto como me consta que lo han hecho otras personas: estamos en el siglo XXI, ver un walkman y que una persona lo critique es irónico pero realmente el filme no es nada original.

Para colmo está muy estereotipado. Tenemos los “daddy issues”, Joe es el típico lider no oficial que se tiene que hacer el valiente al final, tenemos al niño gordito, al pesado, a la niña guapa por la que beben los vientos, al empollón y al de gafas, un malo que va demuy malo y que ya sabemos que lo acabará pagando, unos soldados que al final son de chiste… La regresión momentánea está bien, pero me quedo con los pocos efectos especiales de “Los Goonies”, eran los 80 no había tanta técnica.

La recomiendo, sí, pero creo que va para un público muy determinado, al fin y al cabo a no todo el mundo le gusta la ciencia ficción.

Por cierto, al final de la película, cuando comienzan los créditos hay sorpresa, aparte de poder escuchar ese gran hit wonder llamado “My Sharona” de The Knack. a banda sonora compuesta por el genial Michael Giacchino se hace notar durante todo el metraje y hay un gran gazapo cuando el tren descarrila que tiene que ver con un coche amarillo que sale.