Cowboys y Aliens, un despropósito en toda regla

Título Original: Cowboys & Aliens.
Año: 2011.
Nacionalidad: EE.UU.
Director: Jon Favreau.
Guión: Roberto Orci, Alex Kurtzman, Damon Lindelof, Mark Fergus, Hawk Ostby.
Reparto: Daniel Craig, Harrison Ford, Olivia Wilde, Sam Rockwell, Adam Beach, Noah Ringer, Keith Carradine, Paul Dano.
Duración: 118 minutos.

Cuando ví el trailer de “Cowboys y Aliens” en el cine hace un par de meses pensé que ni por mi querido Harrison Ford, de bastante capa caída todo sea dicho, iría a ver semejante bodriete, que era lo que el trailer me transmitió. Pero claro, ¿cómo negarse a acudir a un preestreno por la patilla? Lo mismo la película me sorprendía ¿no?

Pero no, fue todavía peor de lo que pensé que podría llegar a ser.

Año 1873, cerca de un pueblo del Lejano Oeste de Estados Unidos un hombre se despierta con un extraño brazalete en su brazo izquierdo. Se trata, como nos enteraremos después, de Jake Lonergan (Daniel Craig), que poco a poco va recordando quien era. Lonergan estaba siendo buscado por el robo del oro al hombre más poderoso del pueblo, Woodrow Dolarhyde (Harrison Ford) y también por el asesinato de una prostituta, que era la mujer a la que Jake amaba. De lo primero sí era culpable pero de lo segundo no porque, al igual que a muchas otras personas tanto antes como durante la primera media hora de película, unos extraterrestres habían llegado y se la habían llevado. A Jake también, pero logró escapar que para eso es el héroe del filme.

Así que cuando Jake llega al pueblo, unas naves espaciales aparecen y, como decía, se llevan a varios ciudadanos, entre ellos a Percy (Paul Dano), el hijo de Dolarhyde, por lo que un grupo de personas, en las que van tanto el niño Emmett (Noah Ringer) como la misteriosa Ella (Olivia Wilde), quien parece saber de qué va el cotarro, se van a buscar a los suyos dispuestos a acabar con unos alienígenas a los que las balas no les hacen mucha cosa pero que el brazalete que dispara láser de Jake sí que puede ejecutarles.

Total que lo que empieza como un western (malo) al uso, acaba siendo una patochada de película de ciencia ficción interminable que particularmente, lejos de entretenerme, me aburrió. No es que sea inverosímil, lo es pero para algo es ciencia ficción, es que no tiene ni pies ni cabeza mezclar los tópicos de las películas del Oeste con unos marcianos venidos de una galaxia, se supone que muy lejana. Que si entretuviera, pues muy bien, pero es que es un despropósito en toda regla.

Porque claro, tenemos a alguien perseguido por la ley que es quien parece que tiene que salvar los muebles, a un hombre poderoso huraño a más no poder y a su hijo que es el chulito del pueblo pero que luego se caga, al que no sabe disparar pero que ya se sabe que en el momento justo pegará el tiro de gracia a un alien, a la chica que crea (supuestamente) la tensión sexual no resuelta con el protagonista y con la que tarde o temprano (por pena interior que tenga) se morreará (y que parece que viste con un camisón en vez de con un vestido)…

¿Y qué no puede faltar en un western? Los indios o los forajidos, en este caso hay ración doble, así como un varco de vapor que aparece dado la vuelta y que en ningún momento explican por qué pero que es el lugar donde hay una escena que recuerda a la tercera parte de “Alien”. No, Sigourney Weaver no estaba por allí.

Y, no digo nada de un posible gazapo porque entonces podría ser spoiler. Así que… Steven Spielberg ¿por qué pones tu nombre en semejante bodrio? Con toda la pasta que tienes no había necesidad. Harrison Ford ¿qué has hecho con tu carrera? Hay que trabajar sí, pero esto podría haber sido “Indiana Jones 5″perfectamente y eso no me da buenos augurios. ¿Cinco tios para escribir un guión horrible en los que los momentos paternalistas y tristes están metidos con calzador? ¿Por qué has firmado eso Damon Lindelof?

Pero, no todo es malo, me gustó mucho la fotografía de la película, pero es que el paisaje está muy chulo, y el cambio que dio la música pasando de ser buen acompañamiento de un western a tener los matices de los filmes de ciencia ficción.

No sé cómo será el comic de Scott Mitchell Rosenberg en el que se basa la película, pero de verdad que es totalmente olvidable. Ya me espero una de gladiadores y aliens…