La Boda de mi Mejor Amiga, divertida comedia para el lucimiento de Kristen Wiig

Título Original: Bridesmaids.
Año: 2011.
Nacionalidad: EE.UU.
Director: Paul Feig.
Guión: Annie Mumolo, Kristen Wiig.
Reparto: Kristen Wiig, Maya Rudolph, Rose Byrne, Melissa McCarthy, Jill Clayburgh, Chris O’Dowd, Wendy McLedon-Covey, Ellie Kemper, Jon Hamm, Rebel Wilson, Matt Lucas.
Duración: 125 minutos.

Dos recomendaciones bastante apasionadas hicieron que me animara a ir al cine a ver esta película. Antes de nada debo decir que no soy amiga del humor escatológico, no suele hacerme gracia pero como siempre puede haber una excepción, esta es una de ellas.

Kristen Wiig es Annie, una chica que ronda los cuarenta, está soltera porque su novio la dejó cuando su negocio de pasteles se hundió y que se consuela con las visitas ocasionales a la cama de su amigo Ted (Jon Hamm). Trabaja en una joyería donde su jefe le exige que ponga una cara más alegre para conseguir vender porque a los clientes les cuestiona si el amor es para siempre y cosas por el estilo. Annie perdió su negocio y con él todos sus ahorros por lo que apenas le llega para pagar el alquiler del piso que comparte con Gil (Matt Lucas) y su hermana Brynn (Rebel Wilson) quien llegó como turista y parece que no tiene intención de marcharse.

Un buen día Lillian (Maya Rudolph), su mejor amiga, le dice que se va a casar y que ella debe ser la dama de honor y preparar la fiesta de despedida de soltera y demás. Así, Annie conoce a las demás amigas de Lillian: Rita (Wendi McLendon-Covey), una mujer que está bastante harta de sus hijos; Becca (Ellie Kemper), una jovencita recién casada bastante inocente; Megan (Melissa McCarthy), la futura cuñada de Lillian, una chica gordita con pinta de lesbiana que para nada lo es y que podría patearle el culo a cualquiera; y Helen (Rose Byrne) la mujer del jefe del futuro marido de Lillian que enseguida se convertirá en la rival de Annie.

Si la vida de Annie no era ya lo bastante desastrosa, la rivalidad con la “estupenda” Helen hace que se ponga más patas arriba porque una quiere demostrar que es la verdadera amiga de Lillian y la otra que es una eficiente organizadora de lo que sea y que es más que los demás. Menos mal que ahí está su madre (Jill Claybugh en su última película antes de fallecer) para animarla y darle cobijo si lo necesita y su nuevo amigo, el agente de policía Nathan Rhodes (Chris O’Dowd), un fan de los pasteles que hacía Annie.

“La Boda de mi Mejor Amiga” mezcla la comedia con situaciones más dramáticas aunque no llega a ser una dramedia. A lo largo de sus dos horas de metraje nos cuenta una historia, la de Annie, un personaje con el que simpatizas desde el primer momento y el que Kristen Wiig, también coautora del guión del filme, borda. Una historia llena de humor escatológico que provoca situaciones realmente hilarantes como la de la prueba de los vestidos de las damas de honor. Una historia que tiene también otros momentos que no son de risa y que te hacen empatizar más con la protagonista del filme a la que nadie hace sombra porque de verdad, Kristen Wiig está estupenda.

No me gusta nada Rose Byrne como actriz, me parece mala, pero hace que Helen resulte creíble y está muy bien que sea la insufrible de la película. Al personaje de Megan le sacan mucho partido y no me puedo olvidar de Maya Rudolph que está muy bien como Lillian. Fue genial ver a mi querido Chris O’Dowd, Roy en la serie “The IT Crowd”, en pantalla grande y la aparición estelar de un grupo musical que seguramente poca gente conoce en España, al menos eso creo, Wilson Phillips, en una divertida escena hacia el final del filme. Por cierto, hay una genial escena al comienzo de los títulos de crédito que no hay que perderse.

Recomendable para pasar un muy buen rato.