La Isla de las Cabezas Cortadas, una entretenidísima película de piratas

Título Original: Cutthroat Island.
Año: 1995.
Nacionalidad: Estados Unidos, Francia, Alemania, Italia.
Director: Renny Harlin.
Guión: Robert King, Marc Norman.
Reparto: Geena Davis, Matthew Modine, Frank Langella, Stan Shaw, Rex Linn, Maury Chaykin, Chris Masterson, Patrick Malahide, Angus Wright, Paul Dillon.
Duración: 124 minutos.

En febrero de 1996, “La Isla de las Cabezas Cortadas” llegó a los cines de España. Fui a verla y tuve una de las experiencias cinéfilas más satisfactorias de mi vida. Sí, alguna persona ya estará pensando en tacharme de loca pero para gustos… las películas.

En serio, disfruté mucho de esta entretenidísima película en pantalla grande y lo sigo haciendo hoy en día aunque haya perdido la cuenta de las veces que la he visto. ¿Dieciséis? ¿Diecisiete, quizá? Ya era hora de estrenar mi DVD y verla en versión original aunque debo decir que el doblaje al español le hace mucha justicia.

No es porque le tenga un gran cariño, que se lo tengo, pero sigo sin entender por qué se la criticó tan mal y fue un fracaso total porque es una gran superproducción en la que se molestaron en construir maquetas de barcos a tamaño real para que todo fuera más realista y se olvidaron de los tan utilizados cromas de hoy en día para poner a los actores en escenarios reales y en acciones que ellos mismos realizaron.

“La Isla de las Cabezas Cortadas” es la historia de la búsqueda de un tesoro que fue encontrado por el abuelo de la pirata Morgan Adams (Geena Davis). Ella junto con su tripulación, heredada de su padre, y un pícaro esclavo de nombre William Shaw (Matthew Modine) al que compra por sus conocimientos de latín, deberán encontrar las dos partes del mapa que faltan para saber exactamente dónde se encuentra la isla que guarda tan gran tesoro.

El problema es que una de las dos partes la guarda celosamente su temible tío Dawg Brown (Frank Langella) quien capturó al padre de Morgan para robarle su mapa sin conseguir su objetivo. Claro que su tío no será su único problema y es que a Morgan la buscan viva o muerta y el gobernador Ainslee (Patrick Malahide) también le seguirá los pasos haciendo que una persona en la que la mujer confía, le traicione para informarle.

Hay peleas sea a puñetazo limpio o con espadas, disparos, cañonazos y explosiones, muchas explosiones, en esta totalmente, y me repito, disfrutable película que no deja apenas un momento de respiro en sus dos horas de duración. Geena Davis, gran actriz, se nota que disfrutó dando palos a diestro y siniestro y realizando todas las escenas peligrosas; Matthew Modine se luce bastante como pícaro seductor y mentiroso; y Frank Langella está muy creíble en su personaje de malo de la película.

Renny Harlin realizó una muy buena obra visual que mezcla la película de piratas clásica con la clase de acción que se hacía en películas de los ochenta y de los noventa. Tan recomendable como infravalorada.