Memoria Letal, acción trepidante sin respiro

Título Original: The Long Kiss Goodnight.
Año: 1996.
Nacionalidad: Estados Unidos.
Director: Renny Harlin.
Guión: Shane Black.
Reparto: Geena Davis, Samuel L. Jackson, Craig Bierko, Patrick Malahide, Yvonne Zima, Brian Cox, David Morse, Tom Amandes, Melina Kanakaredes, Joseph McKenna, Rex Linn.
Duración: 121 minutos.

Samantha Caine (Geena Davis) nació hace ocho años en Nueva Jersey aunque por su apariencia nadie lo diría. La explicación es sencilla, la maestra no recuerda nada de su pasado a causa de padecer amnesia retrospectiva focal. Solamente sabe que cuando despertó estaba embarazada de su hija Caitlin (Yvonne Zima) y que tenía la llave de una caja de seguridad. Para descubrir quién es lleva pagando todo ese tiempo a detectives privados sin que ninguno haya encontrado ni rastro de ella… Hasta que Trin (Melina Kanakaredes), la ayudante de Mitch Henessey (Samuel L. Jackson) descubre una pista.

Tras un accidente de coche, Samantha empieza a dejar ver otra personalidad poco a poco (y a soltar perlas como la que le dice a su hija “la vida es dolor, ¡acostúmbrate!”) pero el peligroso viaje que ella y Mith emprenderán para descubrir quién es en realidad comenzará después de que alguien de su pasado irrumpa en la casa en la que vive con la niña y su novio Hal (Tom Amandes) con la intención de hacer lo que hace ocho años no consiguió, acabar con la espía.

Sí, Sam, cuyo nombre real es Charlene Elizabeth Baltimore, alias Charly, era una espía del gobierno que se dedicaba a estudiar a los malos con los que después tenía que acabar. Pero, en realidad, no sabían con quién se estaban metiendo porque se pasaría ocho años con amnesia criando a su hija y dando clases en un colegio pero una vez que Charly vuelve, vuelve como si nunca se hubiese marchado.

La búsqueda de su identidad acaba derivando en su intención de acabar con la operación que comenzó en 1988 y que no pudo acabar y por salvar aalguien que no diré por ser spoiler de las garras de Timothy (Craig Bierko), quien fue el lugarteniente de su objetivo ocho años atrás, un tal Daedalus (David Morse).

Después de hacer de pirata en “La Isla de las Cabezas Cortadas”, mi anterior crítica, Geena Davis se volvió a convertir, a las órdenes de su por aquel entonces marido, en una mujer de armas tomar en “Memoria Letal” que al igual que su filme de piratas es una infravaloradísima película de acción que no deja casi respiro y que tras mis muchos visionados sigo disfrutando como cuando allá por diciembre de 1996 fui al cine a verla.

El guión tiene sus toques de ironía y las escenas de acción son geniales pero lo que más sobresale es la pareja protagonista porque Geena Davis es grande, no solo por lo que mide, y una heroína totalmente creíble, pero ¿qué decir de Samuel L. Jackson? Un actor que con solo aparecer ya llena la pantalla generalmente. Había química entre ambos y lo cierto es que formaron una gran pareja de acción.

Una película totalmente recomendable para pasar dos entretenidísimas horas (y los revisionados que sean).