27 Vestidos, prescindible filme

Título Original: 27 Dresses.
Año: 2008.
Nacionalidad: Estados Unidos.
Director: Anne Fletcher.
Guión: Aline Brosh McKenna.
Reparto: Katherine Heigl, James Marsden, Malin Akerman, Edward Burns, Maulik Pancholi, Judy Greer, Michael Ziegfeld, Krysten Ritter.
Duración: 111 minutos.

Tal vez no debería escribir la crítica de este filme que al igual que “La Boda de mi Novia” ví en un autobús. Bueno, lo de ver es bastante relativo porque “27 Vestidos” me pareció una buena película para echarme la siesta.

A lo mejor es que desde la cuarta temporada de “Anatomía de Grey” (Grey’s Anatomy) no trago a Katherine Heigl o porque lo que ví de película me pareció muy flojo. Heigl da vida a Jane una chica que va de boda en boda no buscando ligar sino ir de dama de honor de sus amigas a las que ayuda con los preparativos. Está enamorada de su jefe George (Edward Burns) y su sueño es poder tener la boda que siempre ha deseado.

Su hermana Tess (Malin Akerman) hace acto de presencia y George se enamora de ella y es que Jane tarda en darse cuenta de que George solamente le tiene aprecio en el ámbito laboral. Pero claro, en esta película de chica-conoce-a-chico y chico-y-chica-se-enamoran está Kevin (James Marsden) un periodista encargado de escribir sobre bodas que firma con un seudónimo la columna que, oh casualidad, encanta a nuestra protagonista.

Pero el enamoramiento de Jane y Kevin no es tan fácil (que conste que no es spoiler porque estas cosas se saben antes de ver esta clase de películas ¿o no?) porque él encuentra su agenda y ve todas las bodas que tiene programadas y a las que ha ido y decide escribir un artículo sobre ella que dará pié a alguna que otra complicación hasta llegar al final de la película.

Decía que al no haberla visto entera, aunque la escuhé entre cabezada y cabezada, tal vez no debería criticarla pero por lo que ví ya me hice una idea de que “27 Vestidos” es una película muy pasable y dudo que le de otra oportunidad sin caer en las garras del sueño.