Mientras Duermes, el portero diabólico de Barcelona

Año: 2011.
Nacionalidad: España.
Director: Jaume Balagueró.
Guión: Alberto Marini.
Reparto: Luis Tosar, Marta Etura, Petra Martínez, Alberto San Juan, Iris Almeida, Pep Tosar, Oriol Genís, Amparo Fernández.
Duración: 110 minutos.

Jaume Balagueró es, sin duda, mi director de cine español preferido así que cuando ví qe iba a estrenar “Mientras Duermes”, no me lo pensé dos veces y la apunté en mi lista de películas para ir a ver.

Basada en la novela del mismo título de Alberto Marini, guionista del filme, “Mientras Duermes” nos presenta a César (Luis Tosar), el portero de un edificio de Barcelona del que nada más empezar la película descubrimos que es un tipo bastante malo y es que todas las noches se esconde en la casa de una de las vecinas del inmueble, Clara (Marta Etura), y la deja inconsciente para así poder dormir con ella.

Ningún vecino sospecha de las acciones de César a excepción de Úrsula (Iris Almeida), una niña de doce años que le ha pillado más de una vez salir del piso de Clara. César parece caer bien a todos los vecinos menos a la niña y al administrador (Orio Genís) quien le echa la bronca siempre por llegar tarde.

Diabólico es el mejor adjetivo calificativo que le pega a César que tiene atemorizada hasta a su propia madre, quien está postrada en un hospital y que se convierte sin quererlo en su confidente. Algo sucede cuando el novio de Clara, Marcos (Alberto San Juan) entra en escena, y es que el chico no se fía del portero.

Balagueró firma, de nuevo, con mucha maestría y geniales planos (el de la bañera es un ejemplo) una recomendable película en la que no falta intriga donde Luis Tosar vuelve a lucirse una vez más solamente siendo feliz haciendo infelices a los demás, aunque hay que decir que Marta Etura actúa de una forma tan natural que hace muy creíble la situación por la que pasa su personaje y el cambio que pega.

Hay un momento en el que salen bichos que me recordó a “De Repente un Extraño” (Pacific Heights) pero el portero diabólico de Luis Tosar casi que se merendaría a aquel loco interpretado genialmente por Michael Keaton que hizo la vida imposible a sus vecinos Matthew Modine y Melanie Griffith.

Buen cine español, sin duda alguna, en el que realmente no sabes si quieres que pillen al portero o se salga con la suya.