La Nueva Pesadilla de Wes Craven o cómo hacer justicia a Nancy Thompson

Título Original: Wes Craven’s Last Nightmare.
Año: 1994.
Nacionalidad: Estados Unidos.
Director: Wes Craven.
Guión: Wes Craven.
Reparto: Heather Langenkamp, Miko Hughes, Robert Englund, David Newsom, Wes Craven, John Saxon, Tracy Middendorf, Fran Bennet.
Duración: 110 minutos.

Cuando Wes Craven decidió escribir “Pesadilla en Elm Street” (A Nightmare on Elm Street) pensó en hacer una trilogía. Algo pasó para que no estuviera involucrado en la segunda película y volviera en la tercera donde tenía pensada parte de la historia que ocupa esta crítica pero New Lice Cinema, productora del filme, le dijo que nanai, así que el guión estuvo coescrito por él y no la dirigió como estaba pensado en un primer momento. Gracias a eso tenemos esta última pesadilla en la que, bajo mi punto de vista, se hace justicia al personaje de Nancy Thompson (Heather Langenkamp).

Wes Craven decidió devolver a Freddy a sus orígenes, que volviera a ser el tipo malo sin tanto sarcasmo ni frases irónicas como en secuelas posteriores a la película original y contó con Heather Langenkamp. Al personaje de Nancy lo mataron en “Pesadilla en Elm Street 3” , no sé si esto estaría en los planes de Craven pero particularmente me parece que la decisión de matar a la heroína no la debió tener él, lo tendré que investigar; así que ¿cómo introducir a Heather de nuevo en la historia? Haciendo de ella misma.

Sí, Heather es una mujer casada con un técnico de efectos especiales de nombre Chase (David Newsom) y es madre de un niño, Dylan (Miko Hughes). Es el décimo aniversario de “Pesadilla en Elm Street” y la llaman para hacer entrevistas y demás pero, si a Nancy la aterrorizaba Freddy Krueger (Robert Englund) en la gran pantalla, a Heather la aterroriza un fan que la acosa enviándole cartas y llamándola por teléfono.

Lo cierto es que empieza a tener sueños extraños y premonitorios ciertamente porque sueña con una garra de Krueger que está haciendo el equipo de su marido para la nueva película de la saga que quiere hacer Wes Craven pero lo mejor es que es verdad y ella no sabe nada. Y pasa lo inevitable, Freddy (con su garra que cobra vida) acaba con Chase por lo que finalmente, a pesar de sus reticencias Heather se empieza a interesar por la película y pasa lo que Wes va escribiendo en el guión en el que trabaja.

Y entre terremotos, llamadas de teléfono, notas, pesadillas y una crísis que sufre Dylan, que para más inri es sonámbulo, llegamos al momento clave en el que Heather toma el espíritu de Nancy y logra acabar con su pesadilla y salvarse no solo a sí misma, sino también a su hijo. Vale, hay dos filmes más pero realmente no se pueden considerar de la saga original aunque este no esté totalmente encuadrado en ella tampoco.

Así, en mi opinión, “La Nueva Pesadilla de Wes Craven” es, tras el filme original, la segunda mejor película de las siete que se hicieron en un período de diez años. No deja apenas respiro, tiene intriga y Miko Hughes lo borda, no menos Heather Langenkamp que prácticamente sale en todas las escenas del filme llevando el peso de la película.

Y, ¿qué hay de cierto en el argumento del filme? Wes Craven utilizó parte de la vida real de la protagonista para escribir la historia y es que un fan acosó a Heather Langenkamp cuyo marido realmente se dedica a los efectos especiales. Y también es madre.

Buen filme aunque se noten los cromas sobre todo al final, pero eso no es inconveniente para disfrutarlo y ver los homenajes al filme original (una muerte en particular, el mechón de pelo canoso de Nancy). Y, no me olvido de mencionar la crítica que se hace a lo que los padres dejan ver a sus hijos pequeños, en este caso películas de miedo, claro.