Las Aventuras de Tintín: El Secreto del Unicornio, entretenimiento animado para toda la familia

Título Original: The Adventures of Tintin.
Año: 2011.
Nacionalidad: Estados Unidos, Nueva Zelanda.
Director: Steven Spielberg.
Guión: Steven Moffat, Edgar Wright, Joe Cornish.
Voces: Jamie Bell, Andy Serkis, Daniel Craig, Simon Pegg, Nick Frost, Cary Elwes, Toby Jones, Daniel Mays, Enn Reitel, Kim Stengel.
Duración: 107 minutos.

No es la primera vez que llevan a Tintín, el célebre personaje creado por Hergé, a la gran pantalla y tampoco será la última, aunque sí es la primera vez que se hace con una animación tan avanzada que impresiona mucho en 2D y me consta que también en 3D.

Desde que mi padre me regaló cuando era una cría el único libro de Tintín que conservó, “El Templo del Sol”, he sido fan del reportero pelirrojo del Petit Vingtieme, de su inseparable perro Milú, del malhablado borrachín el Capitan Haddock y de sus aventuras. Por supuesto que cuando me enteré que iban a hacer la película no dude en querer ir a verla, por miedo que me den esta clase de adaptaciones, y más teniendo en cuenta que “El Secreto del Unicornio”, libro que se adapta junto con su segunda parte “El Tesoro de Rackham el Rojo” y las pinceladas de “El Cangrejo de las Pinzas de Oro”, es mi libro preferido de la colección.

El principio del filme es simplemente genial, la animación con la música de John Williams y los créditos iniciales del filme me pareció una gran forma de arrancar el despliegue visual que llegó después y es que no han escatimado en detalles para realizar el filme: los pelos, los reflejos o las gotas de sudor son un muy buen ejemplo de ello.

El paso por las tres obras de Hergé es muy fiel, los guionistas han respetado mucho la historia y Steven Spielberg, en quien he recuperado la confianza últimamente perdida, ha puesto su mano para que “Las Aventuras de Tintín” sean muy espectaculares. Vuelvo a mencionar la animación una vez más y es que merecido lo tiene, no es solo el detalle al que me refería antes lo que la hace muy grande, sino el miedo que da ver a personajes creados por ordenador que parecen reales.

Por su fidelidad a la historia, su animación (supera a Pixar en mi opinión) y lo entretenida que es, la película me ha parecido realmente buena. No se me ocurren peros que ponerle, porque de lo único que me podría quejar es de los padres que no enseñan a sus hijos que al cine no se va a hablar sino a ver y comentar después, y que tampoco se debe tapar el haz de luz del proyector con un paraguas porque así se estropea los créditos a las personas que quieren verlos.

Dejando mi parte tiquismiquis a un lado, me reafirmo diciendo que es un filme muy recomendable tanto para quienes hayan seguido las historias de Tintín en alguna ocasión y las hayan disfrutado, como para quienes simplemente disfruten con las películas de animación y las historias de aventuras. Parece ser que Spielberg quería hacer una trilogía así que particularmente cruzo los dedos para que la siguiente película adapte “Las Siete Bolas de Cristal” y “El Templo del Sol”.