El Gato con Botas, flojito filme animado

Título Original: Puss in Boots.
Año: 2011.
Nacionalidad: Estados Unidos.
Director: Chris Miller.
Guión: David H. Steinberg, Tom Wheeler, Jon Zack.
Reparto: Antonio Banderas, Salma Hayek, Zack Galifianakis, Billy Bob Thornton, Amy Sedaris, Constance Marie, Guillermo del Toro.
Duración: 90 minutos.

“Shrek 2″ nos trajo un personaje de los que dejan huella, el famoso Gato con Botas. Gracias al éxito que tuvo en la película del ogro verde, Dreamworks decidió que el animalito tuviera su propio largometraje y tras años de espera en noviembre llegó hasta nuestras pantallas. Tengo que decir que fui de rebote porque la sala del filme que iba a ver estaba llena cuando llegué a por la entrada y que el trailer que había visto unas semanas antes no es que me llamara la atención.

“El Gato con Botas” es un ladronzuelo porque el mundo le ha hecho así. Cuando va a robar las habichuelas mágicas de Jack y Jill se encuentra con un obstáculo, otro gato quiere las habichuelas. Ninguno de los dos las consigue pero Gato persigue a su nuevo enemigo con el que tiene una pelea de bailes donde descubre que su adversario es una gata de nombre Kitty de la que queda prendado.

Pero Kitty es socia de un viejo conocido de Gato, el huevo Humpty Dumpty que se crió con Gato en un orfanato de San Ricardo y por el que Gato está huido de la justicia.

Humpty le propone ir a por las judías mágicas y Gato acepta. Pero el reto de conseguirlas para plantarlas y llegar hasta la oca gigante que custodia la oca de los huevos de oro no será nada fácil con la justicia y Jack y Jill tras ellos.

La animación está muy bien y la historia tiene partes bastante chulas, la de los bailes es de lo mejor, pero no deja de ser un filme flojito que hace reir en contadas ocasiones y plagado de estereotipos. Pero, se deja ver y sí, Gato pone ojitos, como debe ser.