El Topo, aburrido espionaje

Título Original: Tinker, Tailor, Soldier, Spy.
Año: 2011.
Nacionalidad: Francia, Reino Unido, Alemania.
Director: Tomas Alfredson.
Guión: Bridget O’Connor, Peter Straughan.
Reparto: Gary Oldman, Colin Firth, Mark Strong, Benedict Cumberbatch, Toby Jones, John Hurt, Ciarán Hinds, David Dencik, Tom Hardy, Kathy Burke.
Duración: 127 minutos.

Tenía bastantes ganas de ver “El Topo” dado que había leído que estaba bastante bien. Basada en una novela de John le Carré, cuyo título original significa “Calderero, Sastre, Soldado, Espía” y que son algunos de los motes de ciertos personajes de la película.

Sí, estamos ante una película de espionaje en la que algo sale mal en una misión del agente Jim Prideaux (Mark Strong) en Budapest a quien su jefe, Control (John Hurt), le había encomendado la misión de descubrir quién en su organización, el MI6 británico, estaba actuando como topo para los soviéticos durante la Guerra Fría.

Prideaux es capturado y dado por muerto y Control decide que quien investigue para encontrar al topo sea el agente George Smiley (Gary Oldman) que debe investigar quién de sus compañeros, Percy Alleline (Toby Jones), Roy Bland (Ciarán Hinds), Toby Esterhase (David Dencik) o Bill Haydon (Colin Firth), es el traidor.

Con la ayuda del agente Peter Guillam (Benedict Cumberbatch) irá obteniendo datos tanto de sus compañeros como de antiguos agentes hasta llegar a un bastante previsible resultado final en el que desenmascara al topo.

Es un filme bastante lento, de mucha palabrería y muy poca acción, por no decir ninguna y es algo que un filme de estas características debería tener o al menos crear algo de tensión, que se hace muy pesado y por lo tanto aburrido. Gary Oldman es quien sobresale por encima de los demás miembros del reparto en un papel que vuelve a demostrar lo camaleónico que es el actor.

Realmente la premisa argumental no está mal pero ya digo que me aburrí, e incluso me quedé unos minutos dormida en la sala, a la hora de haber empezado el filme. La última escena del filme es bastante poética y los créditos están acompañados de una versión en directo de “La Mer” cantada por Julio Iglesias.