La Dama de Hierro, biopic a toda mecha

Título Original: The Iron Lady.
Año: 2011.
Nacionalidad: Reino Unido, Francia.
Director: Phyllida Lloyd.
Guión: Abi Morgan.
Reparto: Meryl Streep, Jim Broadbent, Susan Brown, Phoebe Waller-Bridge, Iain Glen, Alexandra Roach, Harry Lloyd.
Duración: 105 minutos.

Cuando te plantas ante un biopic siempre hay que hacerlo con cautela. ¿Nos cuentan en realidad cómo son o fueron las personas a las que retratan, o quieren encaminar nuestro pensamiento sobre el personaje hacia un lado (virtudes) u otro (defectos)?

En el caso de “La Dama de Hierro” el guión escrito por Abi Morgan para contarnos la vida, más profesional que personal, de Margaret Thatcher (Meryl Streep) no quiere hacer un lavado de cara a la exPrimera Ministra Británica, sino mostrarnosla, precisamente, con sus virtudes y sus defectos.

Al personaje lo vamos conociendo a través de sus recuerdos en la vejez en la edad actual, o por sus momentos de lucidez habría de decir ya que Thatcher a sus 86 años sufre de alzheimer. Esos momentos nos la muestran en conversaciones con Dennis (Jim Broadbent), su fallecido marido, desde su niñez, hasta su entrada en la políctica y su llegada al poder, a se la primera mujer en convertirse en Primer Ministro del Reino Unido.

No centrarse en un solo acontecimiento como podrían haber hecho y pasar en 105 minutos que dura el filme por tantos acontecimientos (llegada al poder, enfrentamiento contra la oposición y su propio partido, la Guerra de las Malvinas, el atentado de Brighton, las huelgas, su dimisión, etcétera) hace que el biopic sea una sucesión de secuencias contándonos no solo la historia de Margaret Thatcher, sino también un acercamiento a la realidad de su país, y en ocasiones del mundo, durante su mandato, principalmente, entre 1979 y 1990.

El montaje está muy bien, Phyllida Lloyd, quien ya dirigiera a Meryl Streep en “Mamma Mia”, parecía tener muy claro cómo nos quería contar la historia de Thatcher pero el espectador se encuentra con demasiada información en muy poco tiempo y además con lagunas porque hay cosas que no se explican.

Ese es el mayor defecto de la película pero a pesar de él debo decir que “La Dama de Hierro” está bastante bien, me ha gustado. Ahora toca hablar de lo mejor, de la mejor. Meryl Streep es una de las mejores actrices de la historia y lo sigue demostrando película a película. Aquí no se queda corta y seguro que en version original su gran actuación se disfruta todavía más (tres cnes en mi ciudad y en ninguno la pasaban en VOSE). Su transformación es muy similar a la Margaret Thatcher real, sobre todo cuando sale e la actualidad. El Oscar casi tiene grabado su nombre como lo ha enido el Globo de Oro que le acaban de dar o los premios de la crítica que ha ido cosechando también.

Solo por ella, por esa lección de actuación, esta película merece ser vista. De todas formas, a pesar de esa pega que le he puesto al filme, repito que me ha gustado y sí quelo recomendaría a quien quiera conocer algo de la Dama de Hierro.

Acabo con una de esas frases dignas de recordar que Meryl Streep dice en el filme:

Vigila tus pensamientos porque se convertirán en palabras. Vigila tus palabras proque se convertirán en actos. Vigila tus actos porque se convertirán en hábitos. Vigila tus hábitos porque se convertirán en tu carácter. Y vigila tu carácter porque se convertirá en tu destino. Nos convertimos en lo que pensamos.