Los Descendientes, tragicomedia sobre la familia

Título Original: The Descendants.
Año: 2011.
Nacionalidad: Estados Unidos.
Director: Alexander Payne.
Guión: Alexander Payne, Nat Faxon, Jim Rash.
Reparto: George Clooney, Shailene Woodley, Amara Miller, Nick Krause, Robert Forster, Matthew Lillard, Judy Greer, Beau Bridges, Patricia Hastie.
Duración: 115 minutos.

Basada en una novela de Kaui Hart Hemmings, “Los Descendientes” es una tragicomedia con Hawai como telón de fondo. Un filme en el que Matt King (George Clooney) tiene que lidiar con sus dos hijas cuando su mujer Elizabeth (Patricia Hastie), sufre un accidente y se queda en coma. Con la pequeña, Scottie (Amara Miller) vive, pero la mayor, Alexandra (Shailene Woodley) está en un internado y no está muy dispuesta a echar un cable a su padre con su hermana ni en ir a ver a su madre. Pero Matt se la lleva, claro.

La problemática de Matt no acaba ahí ya que junto con su familia, es descendiente de unas importantes personas que les dejaron unas tierras de cuya venta se encarga pero que debe votar en consenso con todos sus primos.

Ahí empieza un viaje, nunca mejor dicho porque el filme tiene algo de road movie ya que los King, en compañía de un amigo de Alexandra, Sid (Nick Krause), van a otra isla, donde están las tierras a vender, donde viaja el que fuera amante de su mujer. Un viaje en el que los King se unirán como nunca lo han estado, compartiendo alegrías y penas, discutiendo y conociéndose.

“Los Descendientes” combina humor con momentos de drama para presentarnos a otra familia desestructurada a la que un acontecimiento desafortunado amenaza con unir.

Firme candidata a ganar el Oscar, para muchos parece ser la película más destacable del pasado 2011, la crítica la ha alabado pero no me parece que sea para tanto. Es un buen filme con un muy buen guion y un reparto que cumple con creces, en el que George Clooney brilla (aunque sus gestos recuerdan mucho al George Clooney de otros filmes, léase “O Brother”) pero en el que la prácticamente desconocida Shailene Woodley, para mí, brilla más. Los personajes están bastante bien trazados.

Recomendable, sí, pero creo que de le ha dado más bombo del que merece aunque bien es cierto que esta es de esas películas que al pensar en ellas la sensación de haberte gustado aumenta.