La Proposición, puro divertimento con Sandra Bullock a la cabeza

Título Original: The Proposal.
Año: 2009.
Nacionalidad: Estados Unidos.
Director: Anne Fletcher.
Guión: Pete Chiarelli.
Reparto: Sandra Bullock, Ryan Reynolds, Betty White, Mary Steenburgen, Craig T. Nelson, Denis O’Hare, Malin Akerman, Oscar Nuñez.
Duración: 108 minutos.

¿Qué hacer para que una comedia romántica aporte algo a pesar de que su argumento no sea nada original? Ponerle humor, buenos personajes principales y secundarios (sobre todo de estos) y un paisaje para quitar el hipo. Básicamente esto hay en “La Proposición” una de las mejores comedias de Sandra Bullock de la primera década del siglo XXI.

Margaret Tate (Sandra Bullock) es una editora a la que solo le importa hacer bien su trabajo y conseguir buenos tratos con los escritores a los que lleva. Las relaciones con los demás humanos como que le dan igual, y prueba de ello es que para todos los que trabajan en su oficina es una bruja.

Su asistente o chico para casi todo es Andrew Paxton (Ryan Reynolds) un joven que aspira a ver su novela publicada algún día y que conoce a su jefa al dedillo prácticamente aunque ese conocimiento no sea mutuo, algo que deberá cambiar cuando Margaret vea amenazado su visado y la quieran deportar a Canadá. ¿Qué se le ocurre? Un matrimonio de conveniencia con Andrew que decide ayudarla a cambio de una serie de beneficios para él.

No lo tendrán fácil porque simplemente tendrán cuatro días para que sus versiones ante el señor Gilbertson (Denis O’Hare), el encargado de ver si su relación es real o no, sean idénticas o a Margaret la deportarán y a Andrew lo meterán en la cárcel.

Esos días los pasarán en un pequeño pueblo de Alaska con la familia del chico donde celebrarán e noventa cumpleaños de la abuela Annie (Betty White). Pero la farsa se complica cuando Margaret empiece a conocer mejor a Andrew y le coja cariño a su familia. ¿Qué pasará?

“La Proposición” es puro divertimento para el lucimiento de Sandra Bullock que tiene bastante química con Ryan Reynolds y donde Betty White hace un papel muy divertido, aunque no puedo olvidarme de un personaje que aparece de repente, Ramón (Oscar Nuñez) y que a veces da verguenza ajena pero que otras resulta hilarante. Recomendable.