Una Hija Diferente, la Primera Hija en la universidad

Título Original: First Daughter.
Año: 2004.
Nacionalidad: Estados Unidos.
Director: Forest Whitaker.
Guión: Jessica Bendinger, Kate Kondell.
Reparto: Katie Holmes, Marc Blucas, Amerie, Michael Keaton, Margaret Colin, Lela Rochon Fuqua, Michael Milhoan, Dwayne Adway.
Duración: 109 minutos.

Hay películas que solo verías cuando te las encuentars así de repente en la tele. Esta es una de ellas, un filme muy menor dirigido por el ganador de un Oscar Forest Whotaker y basado en una historia de la guionista Jessica Bendinger y del actor Jerry O’Connell.

Con unos créditos iniciales que me recordaron al comienzo de esa gran serie llamada “Criando Malvas” (Pushing Daisies) que cuenta la historia como si de un cuento de hadas se tratase, “Una Hija Diferente” es la historia de una chica a la que siempre prestaron mucha atención y que a la hora de ir a la universidad, a muchas millas de casa, no quería casi ninguna.

Esa chica es Samantha Mackenzie (Katie Holmes) que aterriza en la universidad acompañada de sus padres el Presidente de los Estados Unidos de América (Michael Keaton) y de la Primera Dama (Margaret Colin). Allí estará arropadapor los miembros del servicio secreto y compartirá habitación con Mia Thompson (Amerie), con la que no le costará demasiado iniciar una amistad.

Amor a primera vista es prácticamente lo que tiene con un chico de nombre James (Marc Blucas) que se erigirá en su protector, por ejemplo, a la hora de huir de los paparazzi que la persiguen. ¿Conseguirá Sam acallar las críticas a su persona y pasar desapercibida en la universidad? ¿Enamorará a James?

Esta película está plagada de estereotipos y no destaca prácticamente por nada. No es ni una comedia, ni una historia de amor. Para pasar el rato sin más sí sirve pero es bastante olvidable.