Todos Están Bien, drama familiar por piezas

Título Original: Everybody’s Fine.
Año: 2009.
Nacionalidad: Estados Unidos, Italia.
Director: Kirk Jones.
Guión: Kirk Jones.
Reparto: Robert De Niro, Kate Beckinsale, Sam Rockwell, Drew Barrymore, Lucian Maisel, Melissa Leo, Damian Young, James Frain, Katherine Moennig, Austin Lysy.
Duración: 99 minutos.

“Todos Están Bien” es el remake estadounidense del filme italiano “Stanno Tutti Bene”, traducido en España como “Están Todos Bien”, dirigido y coescrito en 1990 por Giuseppe Tornatore y protagonizada por Marcello Mastroiani.

Robert De Niro es el principal actor de esta road movie que es un drama familiar por piezas. ¿Por qué digo esto? Porque el viaje de Frank Goode (De Niro) se compone de cuatro piezas, siendo cada una una visita a uno de sus cuatro hijos.

Frank es viudo desde hace ocho meses y su mujer era quien siempre mantenía el contacto con sus hijos, pareciendo que estos pasaban algo de su padre. Desde la muerte de la progenitora la familia no se ha vuelto a reunir y el patriarca decide viajar por el país pagando una visita a cada uno de sus hijos, como decía, llevándoles una carta a cada uno.

Su primer viaje es el más corto. Va a ver su hijo David (Austin Lysy), a la ciudad de Nueva York, un viaje de poco tiempo ya que la casa de Fran está en ese estado. Pero David no está aunque Frank le espera y lo único que consigue es dejarle su carta con una nota escrita en el sobre.

De NYC va a Chicago a ver a Amy (Kate Beckinsale), después a Robert (Sam Rockwell) a Denver y a Rosie a Las Vegas. A todos les deja una carta, a todos al verles de nuevo y al despedirse los ve como si fueran pequeños, y todos parece que le ocultan algo. Ese algo es, en parte, que David ha sido detenido en México con droga. Sin saberlo, Frank intenta a lo largo de su viaje contactar con él sin lograrlo.

Cada pieza del puzzle, cada visita es el reencuentro de Frank con uno de sus hijos, en algunos casos el descubrimiento de una mentira de las que es consciente, irónicamente al estar inconsciente cuando sufre un ataque.

El filme se deja ver aunque cojea a lo largo de su segunda hora. Robert De Niro hace un buen trabajo, como no, y los demás actores son meros secundarios que no sobresalen en ninguno de los momentos en los que están en pantalla que son muy pocos. “Todos Están Bien”no deja de ser una historia de una familia distanciada cuyo cabeza quiere que las cosas sean un poco como cuando sus hijos eran pequeños y se podían llamar familia a ellos mismos. El espíritu de la historia queda bien reflejado en una única escena, la que tienen Frank y la camionera Colleen (Melissa Leo), así como en lo que la voz en off de Frank dice cuando saca el pavo del horno.