Los Últimos Días del Edén, buscando una cura en la selva

Título original: Medicine Man.
Año: 1992.
Nacionalidad: Estados Unidos.
Director: John McTiernan.
Guión: Tom Schulman, Sally Robinson.
Reparto: Sean Connery, Lorraine Bracco, José Wilker, Rodolfo de Alexandre, Elias Monteiro da Silva, Angelo Barra Moreira.
Duración: 108 minutos.

El doctor Robert Campbell (Sean Connery) trabaja en la selva del Amazonas buscando una cura contra el cáncer. Está a punto de conseguirlo cuando pide a la compañía farmacéutica para la que trabaja que le mande un cromatógrafo y un ayudante. Obtiene ambos aunque el ayudante no es lo que había pensado, aunque poco a poco va entablando una mejor relación con él, con ella mejor dicho puesto que se trata de una doctora, Rae Crane (Lorraine Bracco).

Ambos trabajarán en el poblado donde tiene Campbell su laboratorio e irán realizando diferentes pruebas con ratones e incluso nativos. Cuando un niño enfermam, los dos investigadores no consiguen dar con el remedio y deben ir a buscar al curandero, que no está allí por algo que el propio Campbell hizo mal.

Así se embarcarán en una pequeña aventura saliendo un poco de su rutina habitual aunque deberán volver al poblado y hacer frente a quienes están talando los árboles.

La primera parte de “Los Últimos Días del Edén” es entretenida, pero en su segunda mitad el interés por el filme se diluye bastante y, particularmente, hizo que perdiera hasta atención por el mismo. Lo que podría ser una aventura entretenida, se queda a medio camino y se convierte en previsible. Es un filme flojito que no es lo que me esperaba y que me pareció bastante prescindible.