Tan Fuerte, Tan Cerca: en busca de la cerradura misteriosa

Título original: Extremely Loud & Incredibly Close.
Año: 2011.
Nacionalidad: Estados Unidos.
Director: Stephen Daldry.
Guión: Eric Roth.
Reparto: Thomas Horn, Sandra Bullock, Tom Hanks, Max von Sydow, Viola Davis, Zoe Caldwell, John Goodman, Jeffrey Wright.
Duración: 128 minutos.

Oskar Schell (Thomas Horn) es un niño de unos catorce años que perdió a su admirado padre Thomas (Tom Hanks) en los atentados del 11-S cuando el hombre, joyero de profesión, acudió al World Trade Center a una reunión.

Thomas y Oskar estaban muy unidos. Solían ir en busca de tesoros y también intentaban encontrar el supuesto Sexto Distrito de Manhattan. Oskar aprendía mucho con su padre y se divertía a la vez pero de la noche a la mañana se quedó sin él y su madre Linda (Sandra Bullock) empezó a distanciarse del chico. Él tiene guardados recortes de periódico sobre su padre y hasta los mensajes de contestador que dejó antes de que la Torre Gemela en la que estaba cayera. Seis mensajes en total.

Un año después del fatídico día, Oskar hace acopio de valor para entrar en la habitación de sus padres y buscar entre las pertenencias de Thomas, encontrando por casualidad una llave dentro de un sobrecito en el que se lee “Black”.

Mientras Linda sigue encerrada en casa, Oskar emprende la búsqueda de la cerradura que abre esa llave, visitando a todos los Black de Manhattan y Brooklyn y conociendo a mucha gente en la que deja huella y que dejan huella en él también. Oskar está distanciado de su madre pero siempre que necesita algo llama a su Abuela (Zoe Caldwell). Una noche va a su casa, que vive cruzando la calle del piso de los Schell, pero encuentra a su Inquilino (Max von Sydow), a quien Oskar no debía ver pero que en secreto se convierte en su compañero de aventuras, a pesar de la diferencia de edad y de que el hombre no habla y se comunica con papel y rotulador. El Inquilino hará también de figura paterna para Thomas.

Basada en la novela de Jonathan Safran Foer y nominadaa los Oscar 2012 como Mejor Película y Mejor Actor Secundario para Max von Sydow, “Tan Fuerte, Tan Cerca” no es solamente la búsqueda de una cerradura sino que es la evolución del trauma de un crío que pierde a su padre y se aleja de su madre, de cómo va superando sus miedos para encontrar lo que quiere y de encontrarse a sí mismo y lograr cosas que para él era impensables por simple que sea, por ejemplo, entrar al metro o pasar un puennte; y también de ser capaz de compartir el dolor que siente con otras personas a las que no conoce, algo que no hace con su madre.

Y es que Oskar, experto en mentiras, tiene un gran secreto relacionado con una que le contó a Linda sobre las llamadas al contestador de su padre. Aunque, Linda también tiene otro secreto relacionado con esa misma llamada.

Contada con flashbacks en los que se ve la relación de Oskar y Thomas y los acontenicmientos de la mañana de los atentados, en “Tan Fuerte, Tan Cerca” predomina mucho la figura del narrador, el propio niño protagonista que se come la película en su primer papel en el cine. Max von Sydow se luce bastante sin hablar, Viola Davis en un pequeño papel está muy bien y Sandra Bullock vuelve a demostrar, por poco que salga, que puede ser convincente haciendo drama.

Este filme gusta a algunos y disgusta a otros, parece que es de esos que no tienen término medio y, particularmente a mí me ha parecido una buena película. Bien rodada, interpretada, aunque Oskar saque a veces de quicio (es un niño con trauma, no0 hay que olvidarlo) y que toca la fibra sensible (durante la última media hora lloré y lloré, lo admito). Nominarla como Mejor Película es pasarse, pero la Academia de Hollywood tiene que rellenar los nueve huecos de la categoría y, sinceramente, no hay tantas buenísimas películas en un año, pero me ha gustado y como digo me parece un buen filme cuya historia es a priori más simple de lo que acaba siendo. Recomendable.