Cita a Ciegas o ¿qué más puede pasar en una noche?

Título original: Blind Date.
Año: 1987.
Nacionalidad: Estados Unidos.
Director: Blake Edwards.
Guión: Dale Launer.
Reparto: Bruce Willis, Kim Basinger, John Larroquette, William Daniels, Alice Hirson, Phil Hartman, Stephanie Faracy.
Duración: 95 minutos.

Blake Edwards, uno de los maestros de la comedia y ya difunto marido de Julie Andrews, dirigió a finales de los años 80 esta divertida comedia. Para una importante cena de empresa en la que se cerrará un gran trato con un japonés, Walter Davis (Bruce Willis) no tiene pareja así que su hermano Ted (Phil Hartman) le convencerá para que salga con una amiga de su mujer Susie (Stephanie Faracy), Nadia Gates (Kim Basinger). Walter no está muy convencido al principio pero accede después, aunque Ted le advierte de algo importante, de que no le de alcohol a Nadia porque se vuelve loca. ¿Y qué hace él? Comprar champán.

Así, con todo el alchol en la cabeza, Nadia la lía en la cena haciendo que el jefe de Walter no se lo piense dos veces a la hora de despedirle. Pero los sucesos de la noche no se quedan ahí porque la pareja tiene un perseguidor implacable que amenaza con matar a Walter, David Bedford (John Larroquette), el exnovio de la chica que quiere recuperarla a toda costa. Por si fuera poco, se las verán con ladrones, atracadores y con la policía, claro. Walter le pagará a Nadia con la misma moneda y las cosas se complicarán todavía más. Pero ¿no habrá sido la mejor noche de sus vidas?

Eso debe pensar Walter porque intentará salvar a Nadia de un futuro en el que ella no quiere ni pensar y en el que David está muy presente.

“Cita a Ciegas”, como decía antes, es una comedia bastante divertida que se desarrolla en dos partes: la de la noche de los protagonistas, y la de la casa (no diré de quién para no soltar spoilers), teniendo en la primera a Bruce Willis como más protagonista y en la segunda a Kim Basinger. Ambos tienen bastante química pero se las ven con el roba escenas John Larroquette.

Para echar una risas está bastante bien y, da la sensación de que ya no se hacen comedias así sino qie se va más a lo absurdo que otra cosa.