Uno para Todas, el vaquero viajero que cambia a las personas

Título original: The Sisterhood of the Travelling Pants.
Año: 2005.
Nacionalidad: Estados Unidos.
Director: Ken Kwapis.
Guión: Delia Ephron, Elizabeth Chandler.
Reparto: America Ferrera, Amber Tamblyn, Alexis Bledel, Blake Lively, Bradley Whitford, Nancy Travis, Jenna Boyd, Michael Rady, Rachel Ticotin, Mike Vogel.
Duración: 115 minutos.

El verano llega y cuatro amigas de dieciséis años siguen caminos separados durante los meses estivales. En la víspera de la separación entran a una tienda de ropa y se prueban unos vaqueros que, increíblemente, les sientan bien a todas. Así que una de ellas, Carmen (America Ferrera) tiene la brillante idea de que si los pantalones son así de mágicos cosas buenas les pasarán en las vacaciones si se los van enviando por correo las unas a las otras.

Carmen va a casa de su padre Al (Bradley Whitford), Bridget (Blake Lively) se va a un campamento de fútbol en México, Lena (Alexis Bledel) marcha a Grecia para estar con sus abuelos y, la última del grupo, Tibby (Amber Tamblyn) se queda en casa y empieza a trabajar en el supermercado.

Cada una de las protagonistas tiene una personalidad totalmente diferente, así Carmen es la insegura a causa de estar algo rellenita, Bridget la deportista que se guarda todos sus sentimientos dentro y para evadirse de ellos corre y corre más que Forrest Gump, Lena la tímida que no se abre a los demás y Tibby la friki.

Pero los pantalones harán su magia y les harán madurar, descubrirse a sí mismas y superar todas las inseguridades que pudieran tener. Aunque, claro, en realidad los vaqueros viajeros serán una especie de placebo porque algunas de las personas que conocerán, o un viejo conocido, serán por las que cambien. En el caso de Carmen, narradora de la historia, será su padre Al (Bradley Whitford); en el de Bridget un chico al que conoce un poco mayor y por el que se siente atraída, Eric (Mike Vogel); Lena por un chico griego de nombre Kostas (Michael Rady) y cuya familia está enfrentada con la de la chica; y Tibby por una cría de doce años de nombre Bailey (Jenna Boyd) que aunque le saque de quicio se convertirá en una buena amiga aprendiendo incluso de ella.

Basada en el libro de Anne Brashares, “Uno para Todas” es una tragicomedia sobre la amistad y la superación en la que sus actrices protagonistas se meten bastante bien en sus papeles (la más floja, en mi opinión, es Alexis Bledel), cuyas dos horas de metraje se hacen amenas. Me ha gustado, es un filme recomendable.