Santa Claus 2, en busca de la señora Claus

Título original: The Santa Clause 2.
Año: 2002.
Nacionalidad: Estados Unidos.
Director: Michael Lembeck.
Guión: Don Rhymer, Cinco Paul, Ken Daurio, Ed Decter, John J. Strauss.
Reparto: Tim allen, Elizabeth Mitchell, Spencer Breslin, David Krumholtz, Eric Lloyd, Judge Reinhold, Wendy Crewson, Liliana Mumy, Aisha Tyler, Kevin Pollack.
Duración: 104 minutos.

Recuerdo hace años estando aún en mi adolescencia cuando echaron por televisión “Vaya Santa Claus” (The Santa Clause) y a pesar de que Tim Allen nunca me ha gustado, al ser una película navideña no pude resistirme a verla y, me pareció muy mala.

A finales de 2010 decidí ver “Santa Claus 3” (The Santa Clause 3: The Escape Clause) simplemente por ver a Elizabeth Mitchell y admito que el filme, aunque Martin Short se pasa de histriónico, estaba entretenidillo. Así que las pasadas navidades me ocupé de grabar “Santa Claus 2” para verla y, fue en mi día cinéfilo (con seis películas y media vistas) de Semana Santa cuando aproveché a verla y liberar espacio en el decodificador.

Años después de convertirse en Santa Claus, Scott Calvin (Tim Allen) sigue en el Polo Norte con los elfos encargados de fabricar los juguetes y llevar la cuenta de los niños buenos y malos. De repente le surje un problema, y es que su hijo Charlie (Eric Lloyd) está comportándose mal en el colegio, colándose de noche y haciendo pintadas. Claro que, como los problemas no vienen solos normalmente, los elfos Curtis (Spencer Breslin) y Bernard (David Krumholtz) informan a Scott de que antes de las doce de la noche de la ya madrugada del día de Navidad debe encontrar una candidata a ser la Señora Claus y casarse para poder seguir siendo Santa Claus.

Con su reloj mágico y uno de los renos, Scott va a casa y allí junto con su ex Laura (Wendy Crewson) y el marido de ella Neil (Judge Reinhold) se reunirá en el colegio de su hijo donde la reunión con la directora Carol Newman (Elizabeth Mitchell) no será muy amistosa.

Y mientras en la ciudad Scott, con algo de magia, vivirá una historia romántica con Carol, primero borde e implacable y después simpática y con el espíritu navideño recuperado, en el Polo los elfos selas verán con el juguete sustituto de Santa que se rebela.

Como película de Navidad no está mal para pasar un ratillo, a veces la parte de los elfos se hace un poco pesada porque realmente importa la parte romántica del filme, que para algo Santa tiene que encontrar a la señora Claus, pero se puede ver. Es entretenida, unos cuantos toques de humor ayudan, por lo que su cometido lo cumple.