Devoured, la importancia de un gran giro final

Título original: Devoured.
Año: 2012.
Nacionalidad: Estados Unidos.
Director: Greg Olliver.
Guión: Marc Landau.
Reparto: Marta Milans, Kara Jackson, Bruno Gioiello, Tyler Hollinger, Luis Harris, David Conley, Amy Landon, Jaime Carrillo.
Duración: 98 minutos.

No todos los días se puede disfrutar del estreno mundial de un filme en “Devoured” y menos con la presencia de su director y actriz principal, que tuvieron a bien presentar el filme y responder a los espectadores una vez finalizado el metraje.

La actriz española Marta Milans se mete en la piel de Lourdes, una joven que trabaja limpiando un restaurante en Nueva York (el restaurante es de verdad, se llama Raoul’s, es de un amigo del director, y puede encontrarse en el SoHo), esperando poder reunir el dinero suficiente para volver a El Salvador donde su hijo Oliver (Luis Harris) espera una operación que puede salvarle la vida.

El filme empieza con un flashforward en el que la policía va al restaurante tras recibir el aviso de los trabajadores que habían encontrado el cuerpo sin vida de Lourdes. Así, se puede pensar que ya está todo vendido, que vamos a ver cómo la protagonista ha acabado así y, en cierto sentido así es pero el primer filme de Greg Olliver no se centra solo en eso, es un completo retrato psicológico de Lourdes.

El filme empieza muy bien, después del flashforward se ve a la chica hablar por teléfono en su diminuto apartamento con su madre y su hijo en un plano totalmente fijo. Después, con un ritmo muy pausado vemos cómo es el día a día de Lourdes limpiando el restaurante de noche y su relación con su jefa Kristen (Kara Jackson) y el cocinero del lugar, Billy (Tyler Hollinger) que, digamos, no es nada cordial. Aunque encuentra a un amigo así sin quererlo, Frankie (Bruno Gioiello).

Un día, un cliente del restaurante aborda a Lourdes en el baño del restaurante y le ofrece dinero que cuando él se baja la cremallera ella no rechaza porque le viene bastante bien para enviarlo a casa y así poder volver antes.

Cosa del karma o no, la chica empieza a tener visiones de una especie de zombie por el restaurante, escucha susurros y empiezan a suceder extraños sucesos. Pero Lourdes sigue volviendo a trabajar cada noche a pesar de que parece que va perdiendo la cabeza poco a poco teniendo incluso visiones de ella con su hijo y sueños muy inquietantes.

“Devoured” es el declive psicológico de su protagonista, un filme que mientras veía no superaba el “pasable” hasta su gran giro final a unos quince o veinte minutos de la conclusión del metraje, un giro que me hizo cambiar la idea que tenía hasta ese momento de la película pasando a parecerme muy recomendable.

Greg Olliver la ha dirigido muy bien, con unos excelentes primerísimos primeros planos de comida (pescado, carne, tomates…) que a pesar de no conseguir lo que él deseaba con ellos en mí, “que fueran desagradables” en sus propias palabras aunque a mí me dieron hambre y me pareció que así deberían ser los de los programas de cocina; y Marta Milans está estupenda en su papel con el que consigue hacer sufrir también al espectador.

Me reafirmo en lo dicho, muy recomendable.

Película vista en el Festival de Cine Fantástico de Bilbao.