Bellflower, qué bonito es el amor… ¿o no?

Título original: Bellflower.
Año: 2011.
Nacionalidad: Estados Unidos.
Director: Evan Glodell.
Guión: Evan Glodell.
Reparto: Evan Glodell, Tyler Dawson, Jessie Wiseman, Rebekah Brandes, Vincent Grashaw, Zack Kraus, Keghan Hurts.
Duración: 106 minutos.

¿Qué hace una película como “Bellflower” en un festival de cine fantástico? Eso me preguntaba mientras estaba en la sala de cine viendola. La sinopsis oficial del filme dirigido, escrito, protagonizado, editado y producido por Evan Glodell hace pensar que el filme irá por un camino que desde luego no toma.

Dos amigos, Woodrow (Evan Glodell) y Aiden (Tyler Dawson) viven en una ciudad californiana cuyo nombre nos dicen pero sobre la que el título del filme hace referencia ya que es el nombre de una de sus calles donde viven algunos de los protagonistas. Parece que están en verano, dados los tonos amarillos que utiliza Glodell en casi cada secuencia exterior, y no se les conoce oficio alguno. Sí que buscan una serie de piezas porque, como gran fans que son a la saga de “Mad Max”, quieren construir un lanzallamas y poner en su coche también dos tubos por los que salga fuego. Están realmente ilusionados con eso, algo que hacen en caso de que llegue el apocalipsis.

Una noche van a un bar con un amigo y allí conocen a unas chicas. Uns de ellas, Milly (Jessie Wiseman), gana a Woodrow en un concurso de comer grillos y después intercambian sus teléfonos y ahí comienza la verdadera trama del filme que no es otra que una historia de amor. Sí, sí, “Bellflower” es una historia de amor que empieza muy bien para quienes la viven hasta que llega un determinado momento en el que las cosas cambian bastante. El personaje principal de la película, Woodrow, sufre una transformación muy grande que desemboca en algo nada agradable, realmente, ni para él ni para quienes le rodean.

En un momento dado Woodrow mira una caja con las cosas de Milly y precisamente ese es el factor sorpresa de la película donde el espectador se da cuenta del significado de lo que ha visto durante buena parte del filme que, está contado por capítulos introducidos por un rótulo con una frase sobre lo que se ve a continuación.

No entenderé por qué este filme independiente ha participado en el FANT 2012 porque, insisto, no tiene ningún elemento fantástico (los pensamientos, pensamientos son y hasta ahí puedo escribir para no spoilear a nadie) pero realmente me parece una buena película, muy bien rodada, con un guión muy digno y con unas interpretaciones muy frescas y con mucha naturalidad. Recomendable.

Película vista en el Festival de Cine Fantástico de Bilbao.