Rock Star, cuando lograr tu sueño hace que te des cuenta de lo que realmente quieres

Título original: Rock Star.
Año: 2001.
Nacionalidad: Estados Unidos.
Director: Stephen Herek.
Guión: John Stockwell.
Reparto: Mark Wahlberg, Jennifer Aniston, Dominic West, Timothy Spall, Timothy Olyphant, Beth Grant, Matthew Glave, Michael Shamus Wiles.
Duración: 105 minutos.

Años ochenta. Un joven de nombre Chris Cole (Mark Wahlberg) es el líder de la banda Blood Pollution que rinde tributo al grupo Steel Dragon del que Chris es un fan total hasta tal punto de imitar en imagen a su frontman Bobby Beers (Jason Flemyng).

Casualidades de la vida, los problemas internos que surgen en Blood Pollution, y es que los compañeros de Chris quieren tocar su propia música y su mejor amigo Rob (Timothy Olyphant) le recrimina que tenga miedo a componer, también lo hacen en Steel Dragon. Así que una ventana se cierra para nuestro protagonista pero se abre una puerta en forma de llamada telefónica de uno de los guitarristas de la banda, Kirk Cuddy (Dominic West), porque su grupo favorito busca cantante así que Chris viaja a Los Ángeles acompañado de su novia y representante Emily (Jennifer Aniston) para realizar una prueba que supera con creces convirtiendo su sueño en realidad.

Pero la tranquila vida que llevaba Chris como técnico de fotocopiadoras por el día e imitador de Bobby Beers por la noche, da un giro radical cuando empieza la gira con Steel Dragon y es que no puede viajar con Emily ni prestarle la atención que pretende. Y, al final el sexo, las drogas y el rock & roll se apoderan de Chris haciéndole ser una persona diferente hasta darse cuenta que quizá no es eso lo que realmente quiere.

Inspirada en la figura de Tim Owens, quien sustituyó a Rob Halford al frente de Judas Priest, “Rock Star” es un drama en el que la música está muy presente, como no podía ser de otra manera, bien llevado por Mark Wahlberg que está muy creíble en su papel. Tiene algún que otro altibajo a lo largo de su metraje pero es un filme bastante ameno que nos introduce de lleno en la industria de la música y en la presión que puede tener una estrella.