La Loca Historia de las Galaxias, parodiando Star Wars

Título original: Spaceballs.
Año: 1986.
País: Estados Unidos.
Dirección: Mel Brooks.
Guión: Mel Brooks, Thomas Meehan, Ronny Graham.
Reparto: Mel Brooks, Bill Pullman, Daphne Zuniga, John Candy, Rick Moranis, George Wyner, Dick Van Patten, Lorene Yarnell, Leslie Bevis, Stephen Tobolowsky, Michael Winslow.
Duración: 96 minutos.

Mel Brooks, especialista en comedias paródicas (basta con ver su filmografía en televisión o cine ya sea como director, guionista o actor) se lanzó en 1986 a coescribir, dirigir y protagonizar un filme paródico de una de las películas más de culto de la historia, “La Guerra de las Galaxias” (Star Wars).

El filme, de hecho, comienza igual que la película de George Lucas, con esas letras que narran cómo está la situación previamente a lo que veremos en pantalla mientras una voz en off lo narra. Después, no cuenta una historia seria sino una historia plagada de divertidos gags que no caen en el humor absurdo en ningún momento y que si no la carcajada, consiguen sacar una sonrisa, al menos a mí me pasa.

El presidente del planeta Spaceballs, de nombre Skroob (Mel Brooks), envía a Lord Casco Oscuro (Rick Moranis) a por el aire del planeta Druidia para abastecerse. Por otra parte tenemos a la princesa Vespa (Daphne Zuniga), hija del rey de Druidia, que va a casarse pero no quiere a su pretendiente (el príncipe Valium) con el que su padre, el rey Roland (Dick Van Patten), dice que debe casarse por el bien del planeta.

Vespa se convierte en una novia a la fuga no en moto (chiste fácil) sino en una nave en la que se lleva a su robot Dot Matrix (Lorene Yarnell). Pero en su camino se cruza la nave de Casco Oscuro y tienen que ser rescatadas por Lone Starr (Bill Pullman) y su fiel compañero Vomito (John Candy), mitad perro mitad hombre, presentados a ritmo del “Raise Your Hands” de Bon Jovi, que viajan en nada más y nada menos que en una caravana con alas.

Así, conseguirán que Casco Oscuro y Skroob les persigan por todo el espacio mientras ellos tratan de intentar no solo escapar sino que no cumplan su propósito.