Los Mercenarios: tiros, explosiones y algo de humor

Título original: The Expendables.
Año: 2010.
País: Estados Unidos.
Dirección: Sylvester Stallone.
Guión: David Callaham, Sylvester Stallone.
Reparto: Sylvester Stallone, Jason Statham, Jet Li, Eric Roberts, Giselle Itié, Terry Crews, Dolph Lundgren, Randy Couture, Gary Daniels, Mickey Rourke, Hank Amos, Steve Austin, David Zayas, Charisma Carpenter, Bruce Willis, Arnold Schwarzenegger.
Duración: 103 minutos.

Ahora que acaba de llegar a los cine las segunda parte, ya era hora de que viera “Los Mercenarios” película de hace un par de años en la que Sylvester Stallone, coguionista y director de la misma, juntó a un grupo de amigos mamporreros para hacer, como no, un filme de acción.

Un grupo de mercenarios liderados por Barney Ross (Stallone) recibe el encargo del misterioso señor Iglesia (Bruce Willis) de terminar con una situación que a la CIA se le ha ido de las manos en una isla sudamericana de nombre Vilena. Allí hay un general, Garza (David Zayas), que se ha convertido en la marioneta de un matón estadounidense de nombre James Munroe (Eric Roberts) y de sus secuaces.

Para saber si aceptan o no el trabajo, Ross y su mano derecha, Lee Chrismas (Jason Statham), viajan a la isla donde encontrarán el apoyo de una chica local llamada Sandra (Giselle Itié) que será su contacto. Claro que los matones les encuentran y deben huir a toda mecha, aunque Sandra decide quedarse.

Así, de vuelta a Estados Unidos deciden pasar del tema porque lo más seguro es que le maten pero, un consejo de su buen amigo Tool (Mickey Rourke) en forma de historia personal hace que Barney se lo replantee y decida ir a ayudar a Sandra y a los habitantes de la isla.

Así, durante algo más de hora y media el espectador asiste a un espectáculo pirotécnico y balístico con peleas varias, un guión con claros y oscuros salpicado con algo de humor y bastante previsibilidad, cameos (el de Arnold Schwarzenegger es realmente bueno), cromas que dan el cante y un grupo de actores juntos por primera vez dando mamporros a diestro y siniestro.

Como entretenimiento de acción sin más pretensión Sylvester Stallone hizo una película que cumple, no es ni buena ni mala pero entretiene lo suficiente y tiene buena música. Aunque, para llamarse “Los Mercenarios” me esperaba más escenas entre todos y resulta que la voz cantante la llevan Sly y Statham. Habrá que ver la segunda… y la tercera que ya está anunciada.