Dentro del Laberinto otra muestra más de las grandes ideas del señor Jim Henson

Título original: Labyrinth.
Año: 1986.
País: Reino Unido, Estados Unidos.
Dirección: Jim Henson.
Guión: Terry Jones.
Reparto: Jennifer Connelly, David Bowie, Toby Froud, Shari Weiser, Briasn Henson, Frank Oz, Ron Mueck, Rob Mills, Dave Goelz, David Alan Barclay, Christopher Malcom, Shelley Thompson.
Duración: 101 minutos.

¿Por qué me he tirado casi treinta años sin ver esta película? No lo sé pero hace un par de días, en vista de que la emitían en televisión decidí enmendar el error. El señor Jim Henson fue un genio absoluto, no hay palabra mejor para definirlo y sus creaciones lo demuestran. Los personajes de “Dentro del Laberinto”, no obstante, beben mucho de “Los Teleñecos” (The Muppets) y de “Los Fraguel” (Fraggle Rock). Él no escribió el guión pero la historia fue en parte suya.

Sarah (Jennifer Connelly) es una adolescente a la que le gustan las historias de fantasía. Una noche se tiene que quedar a cargo de su hermano pequeño pero desea que los Goblins se lo lleven y desaparezca para siempre. La chica se arrepiente enseguida cuando se da cuenta de que su deseo se ha hecho realidad. El rey de los Goblin, Jared (David Bowie), le ofrece una bola de cristal a cambio de que se olvide de su hermano pero ella le dice que no puede por lo que él le da 13 horas para llegar hasta su castillo al otro lado del laberinto del mundo mágico que la chica deberá atravesar para recuperar a su hermano.

Los laberintos, ya sabemos, no son cosa fácil, y el del reino de los Goblin menos pero, por el camino Sarah se encentra a toda clase de personajes fantásticos y pintorescos que bien la ayudarán o la entorpecerán en su camino… o ambas cosas, incluso. Y, Sarah hará amistad con varios de esos seres que la apoyarán hasta, llamemosla la batalla final.

“Dentro del Laberinto” combina magia con fantasía, una familia de personajes, como decía, de lo más pintorescos, un malo que a pesar de lo que hace no lo es tanto, música y humor de la mano de diferentes personajes y situaciones.

Un clásico del cine juvenil ochentero que no había visto y que me arrepiento ahora no haber visionado antes. Disfrutable de principio a fin y muy recomendable.