El Legado de Bourne, Jason no era el único

Título original: The Bourne Legacy.
Año: 2012.
País: Estados Unidos.
Dirección: Tony Gilroy.
Guión: Tony Gilroy, Dan Gilroy.
Reparto: Jeremy Renner, Rachel Weisz, Edward Norton, Stacy Keach, Zeljko Ivanek, Michael Cernus, Scott Glenn, Dennis Boutsikaris, Joan Allen, David Strathairn.
Duración: 135 minutos.

Antes de nada, me declaro an de la trilogía de Bourne y en trilogía debe quedarse porque la nueva película de la saga no está basada en una novela de Robert Ludlum sino inspirada en su creación.

Aquí vemos a Jason Bourne (Matt Damon) en alguna imagen y oímos como hablan de él pero el protagonista es Aaron Cross (Jeremy Renner), un agente que espera en las montañas de Alaska a que contacten con él mientras no deja de entrenar y de tomar día sí y día también una pastilla azul y una verde.

El por qué de esas pastillas lo exlica la doctora que le hacía análisis cada cierto tiempo y a la que acaba teniendo que proteger, Martha Shearing (Rachel Weisz) que se convierte en objetivo de quienes trabajan para quienes están detrás de proyectos como los de Bourne o de los demás espías similares a él a quienes han hecho modificaciones genéticas y neuronales y no sé qué más porque he de decir que el monólogo al respecto que se marca Rachel Weisz hizo que me perdiera.

Total que para que no haya problemas derivados, los responsables creen que lo mejor es acabar con sus espías, seis parece que hay, pero fallan en acabar con Cross y tardan en saberlo.

Así, mientras la primera parte de la película se hace algo larga explicándonos la situación, previsible por otro lado porque al fin y al cabo ya quisieron deshacerse del bueno de Jason Bourne, la segunda es más trepidante con elementos de la saga que no podían faltar como las persecuciones a pié o en vehículos. Y claro ¿cómo van a pillar a nuestro nuevo héroe? Lo intentan poniéndole bajo el punto de mira de otro espía al que le han eliminado la empatía que parece una versión moderna del T-1000.

La pelicula, con sus fallos, no está mal pero se queda atrás respecto a la historia anterior no llegando, para mí, a la gran calidad de ninguna de las tres películas anteriores principalmente por querer liar una trama sencillita con genética, virus y demás. Jeremy Renner cumple con creces, Rachel Weisz también pero ya la habíamos visto de damisela en apuros y que nadie se espere ver ni a Joan Allen ni a David Strathairn más de dos minutos en pantalla (no sé para qué salen en el trailer) porque a ellos, parece muy claro, les dejan para la quinta película de la que ya se habla y en la que Renner y Damon podrían coompartir cartel. Y si la historia no tira por que Noah Vosen (Strathairn) siga declarando contra su excompañera Pam Landy (Allen) y alguien ayude a esta a salvar su carrera y a destapar todo de una vez por todas, parte de “El Legado de Bourne” sobra. De todas formas ¿soy la única que ve este filme como una película puente para seguir la historia?