La Víctima Perfecta, un filme sin intriga totalmente prescindible

Título original: The Resident.
Año: 2011.
País: Estados Unidos, Reino Unido.
Dirección: Antti Jokinen.
Guión: Antii Jokinen, Robert Orr.
Reparto: Hilary Swank, Jeffrey Dean Morgan, Christopher Lee, Lee Pace, Aunjanue Ellis.
Duración: 91 minutos.

La doctora Juliet Devereau (Hillary Swank) busca piso después de que su novio Jack (Lee Pace) le ponga los cuernos. Juliet va a parar a un viejo edificio cuyo futuro piso está siendo arreglado por Max (Jeffrey Dean Morgan), el casero del edificio que hasta hace poco también gestionaba su misterioso abuelo August (Christopher Lee)

Contenta en un principio con su nuevo piso, Juliet empezará a escuchar ruidos extraños en la vivienda y es que sin saberlo alguien la acecha, y ese alguien no es otro que Max quien parece encantador y que siente atracción por a doctora, atracción que resulta mutua, o eso es lo que parece.

Quitándole lo de la parte de la atracción ¿a qué me suena esto? Ah sí, a esa buena película de Jaume Balagueró llamada “Mientras Duermes” que ya comenté el año pasado. Curiosamente ambas son de 2011 y llegaron a las pantallas españolas prácticamente a la vez.

No voy a compararlas porque sería un insulto para el filme de Balagueró. Y es que “La Víctima Perfecta” es una supuesta película de intriga que no la tiene por ninguna parte que tarda en entrar en materia, que aburre y que tiene bastantes planos innecesarios.

Rápido ha llegado a la pequeña pantalla y tal vez debieron hacerla para ella porque no pude evitar pensar el por qué se estrena semejante truño en el cine teniendo en cuenta que la historia no es nueva y que para la intriga hay que crear tensión. Infumable, en mi opinión.