El Método, una extraña selección de personal

Año: 2005.
País: España, Argentina, Italia.
Dirección: Marcelo Piñeyro.
Guión: Mateo Gil, Marcelo Piñeyro.
Reparto: Eduardo Noriega, Nawja Nimri, Eduard Fernández, Pablo Echarri, Natalia Verbeke, Ernesto Alterio, Adriana Ozores, Carmelo Gómez.
Duración: 115 minutos.

Un grupo de personas acude a una empresa en la que harán una dinámica de grupo. Son siete candidatos que son reunidos en una sala y a los que empiezan a hacer diversas pruebas en las que ellos mismos tienen que votar a quien expulsar.

Son dos mujeres, Nieves (Nawja Nimri) y Ana (Adriana Ozores), y cinco hombres: Carlos (Eduardo Noriega), Fernando (Eduard Fernández), Julio (Carmelo Gómez), Enrique (Ernesto Alterio) y Ricardo (Pablo Echarri). Además de intentar llegar a un consenso según las bases de las pruebas, deberán descubrir quién es el topo, el psicólogo que trabaja para la empresa. Y, cada vez que hay un eliminado, la secretaria, Montse (Natalia Verbeke) pulsa un botón y la pantalla del ordenador de esa persona se apaga.

Solo puede quedar uno y lo que empieza de manera cordial va tornándose en algo dramático con insultos, malas palabras y menosprecios y, lo irónico es que delante de la empresa, en pleno centro de Madrid se realiza una manifestación enorme con disturbios a causa de una cumbre del Fondo Monetario Internacional y del Banco Mundial. Ahí se puede encontrar una moraleja en cierto modo.

“El Método” está basada en la obra “El Método Gronholm” escrita por Jordi Galcerán que tuvo bastante éxito en los teatros españoles. La película, de hecho, tiene una atmósfera teatral ya que toda la acción transcurre en el mismo lugar prácticamente, y empieza bastante bien aunque después tiene varios altibajos.

Se puede ver, sin más.