Quemar Después de Leer: Surrealismo marca hermanos Coen

Título original: Burn After Reading.
Año: 2008.
País: Estados Unidos, Reino Unido, Francia.
Dirección: Joel Coen, Ethan Coen.
Guión: Joel Coen, Ethan Coen.
Reparto: Frances McDormand, John Malkovich, George Clooney, Brad Pitt, Tilda Swinton, Richard Jenkins, JK Simmons, Elizabeth Marvel, David Rasche.
Duración: 96 minutos.

Osborne Cox (John Malkovich) es un agente de la CIA al que relevan de su puesto por lo que muy enfadado decide escribir sus memorias. Menos mal que no sabe que su mujer Katie (Tilda Swinton) le pone los cuernos con Harry Pfarrer (George Clooney), que a su vez engaña a su mujer Sandy (Elizabeth Marvel), porque si no seguramente iría a por él sin pensárselo dos veces.

El CD con las memorias de Cox acaba en el gimnasio Hardbodies donde trabajan Linda Litzke (Frances McDormand), una mujer nada contenta con su aspecto que quiere pasar por la cirugía estética solo que su seguro médico del trabajo no lo cubre y no dispone de tanta pasta, y su amigo Chad Feldheimer (Brad Pitt) que no es un virtuoso en lo que al cerebro se refiere aunque se da cuenta de la importancia de ese disco en cuanto se pone a mirarlo en el trabajo.

Así, Linda y Chad intentarán vender esas memorias mientras Osborne trata de recuperarlas pero, Harry se mete por medio y es que Linda lo encuentra a través de una página de contactos. Sin comerlo ni beberlo, el encargado del gimnasio, Ted (Richard Jenkins) acaba en el ajo porque está enamorado en secreto de Linda a la que intenta convencer de que está bien tal y como es.

No soy muy aficionada al cine de los hermanos Coen porque les veo capaces tanto de hacer una gran película como un gran bodrio. Esta tiene sus momentos y su punto en el argumento pero ese surrealismo tan característico marca Coen no suele decirme mucho y eso es lo que me ha pasado con “Quemar Después de Leer”. Filme que además se mete en temas de infidelidades que no vienen al cuento.

Lo mejor de la película es sin duda tanto John Malkovich, capaz de ser cómico estando todo serio, y la extraña pareja formada por McDormand y Pitt, y es que Brad haciendo de tonto se luce y mucho. Por lo demás, nada destacable.