El Último Golpe, un filme totalmente evitable

Título original: The Last Shot.
Año: 2004.
País: Estados Unidos.
Dirección: Jeff Nathanson.
Guión: Jeff Nathanson.
Reparto: Matthew Broderick, Alec Baldwin, Calista Flockhart, Toni Collette, Tony Shalhoub, Joan Cusack, Ray Liotta, Ian Gómez, Tim Blake Nelson, Glenn Morshower.
Duración: 93 minutos.

Un artículo llamado “What’s Wrong With this Picture” (¿Qué le Pasa a esta Película?) firmado por el periodista Steve Fishman en 1996 hizo que Jeff Nathason casi una década después dirigiera “El Último Golpe” un filme que empecé a ver porque el argumento no sonaba mal y tenía buen reparto claro que, digo que “empecé a ver” porque fui incapaz de terminarlo.

El argumento de la película está basado en los hechos reales que contó Fishman pero los nombres están cambiados. El guionista Steven Schats (Matthew Broderick) y su hermano querían que su historia “Arizona” viera la luz pero no conseguían que ningún productor se interesase por ella.

Su hermano tiró la toalla pero Steven acabó siendo contratado por Joe Devine (Alec Baldwin) un supuesto productor para que su proyecto se hiciera realidad claro que lo que Steven visualizaba por los paisajes de Arizona con el río Colorado y el Gran Cañón se va al traste cuando se lo llevan a Rhode Island a rodar.

Y, el supuesto productor lo único que pretende es pillar al gangster Tommy Sanz (Tony Shalhoub) porque resulta que es un agente del FBI encubierto.

Se supone que el filme es una comedia pero en los, aproximadamente, cincuenta minutos que soporté no me reí en ningún momento. Lo cierto es que ni siquiera pensaba hablar de ella por no haberla terminado pero creo que está bien también prevenir a los incautos. Que sí, que mi opinión es que es un bodrio con mayúsculas y que seguro que a alguien le gustará (en IMDB de hecho hay una opinión muy a favor del filme) pero de verdad ¿cuántos bodrios creéis que ha hecho Matthew Broderick a lo largo de su carrera? Pues este es uno más en el que Broderick vuelve a mostrar su encasillamiento o sus limitaciones como actor, tal vez ambas, totalmente prescindible.

Lástima que no haya un video de los créditos principales porque estaban muy bien.