Lo Imposible, la realidad supera a la ficción

Año: 2012.
País: España.
Dirección: Juan Antonio Bayona.
Guión: Sergio G. Sánchez.
Reparto: Naomi Watts, Tom Holland, Ewan McGregor, Samuel Joslin, Oaklee Pendergast, Ploy Jindachote, Johan Sundberg, Nicola Harrison, Dominic Power, Marta Etura, Geraldine Chaplin.
Duración: 114 minutos.

26 de diciembre de 2004, un tsunami arrasa las costas de Indonesia llevándose todo a su paso sin importarle qué o a quién. “Lo Imposible” es una historia real de lo que vivió una familia española de cinco miembros, un matrimonio y sus tres hijos pequeños allí.

Estando en la piscina de uno de los lujosos hoteles de una de las zonas más afectadas, el tsunami llega mientras Maria (Naomi Watts) espera lo peor junto a un cristal, su hijo Lucas (Tom Holland) se mete a la piscina y su marido Henry (Ewan McGregor) coge a sus dos hijos pequeños, Simon (Oaklee Pendergast) y Thomas (Samuel Joslin) en volandas.

Durante la primera parte de la película, unos cuarenta minutos más o menos, el filme nos muestra cómo Maria y Lucas se encuentran y luchan contra el agua para intentar ponerse a salvo. Lo que se encuentran, cómo se encuentran y sus deseos de reunirse con el resto de la familia.

Por su parte, durante prácticamente el resto del metraje, la segunda parte nos lleva a la historia de Henry que está convencido de que su mujer e hijo están en alguna parte y quiere encontrarlos por todos los medios aunque eso signifique dejar a sus dos hijos pequeños al cargo de otras personas.

“Lo Imposible” es una buena película pero tiene, para mí, un gran fallo y es la pérdida de intensidad entre una parte y la otra. Durante esos minutos, desde que llega la ola y nos quedamos con Maria y Lucas, lloré varias veces, lo reconozco y es que esta película es muy para llorar, y tuve el corazón en un puño intentando ponerme incluso en la situación de ambos; pero durante la segunda… Lo cierto es que Henry me daba un poco igual porque yo quería seguir viendo qué les sucedía a su mujer e hijo y es que, no puedes meterte en su piel ni en la de los dos críos pequeños si solamente sabes por boca de Henry lo que pasó y no lo ves, como en el caso contrario.

El final, además, es como muy rápido. “Lo Imposible” como título es muy adecuado porque cómo se resuelve el reencuentro (no es spoiler, que esto es una historia de verdad que ya es spoileada en el trailer y en el cartel) es la casualidad más grande del mundo.

Pero vaya, ya digo que aún teniendo estos fallos en mi opinión, me parece una buena película y muy realista en su descripción de los acontecimientos y la situación en la que quedó todo, algo que también encoge el corazón. Naomi Watts está estupenda (¡nominación a los Oscar y a los Goya, ya!), Tom Holland se luce muchísimo y Juan Antonio Bayona en su segundo largometraje demuestra que es un director muy talentoso.

Recomendable aunque, aviso para espectadores, hay dos escenas que dan bastante asquete relacionadas con una herida en la pierna y unas algas.