Cinco años sin Heath Ledger

Heath Ledger

Hoy hace cinco años que nos dejó un gran actor. El 22 de enero de 2008 Heath Ledger fue encontrado inconsciente en su apartamento neoyorkino y nada pudieron hacer los paramédicos por reanimarle. La causa oficial de su muerte fue sobredosis de medicamentos con prescripción médica. Heath tenía tan solo 28 años y yo, como fan desde que siete años antes le viera en “El Patriota” (The Patriot), me quedé petrificada cuando a la mañana siguiente me enteré de la noticia.

Es como si hubiera perdido a alguien cercano y aún hoy en día me acuerdo con pena y nostalgia del actor australiano. Tardé, de hecho, un año en ver una película suya de nuevo porque era verle en pantalla y llenárseme los ojos de lágrimas.

He decidido que voy a hacer un visionado, y revisionado, de sus películas para recordarle a lo largo de este 2013. Pero antes de empezar a comentar sus filmes quiero recuperar unas líneas que escribí en un blog que tenía por aquel entonces llamado “La Claqueta”. Son estas:

“Creo que me hice fan de Heath Ledger nada más verle en “El Patriota” (2000). Hubo críticos que dijeron que el duelo interpretativo de ese chico de 19 años con Mel Gibson, un peso pesado de Hollywood, se saldó en tablas y es que Heath demostró, con su papel de Gabriel Martin, que podía tener un buen futuro en la industria cinematográfica.

No se consagró como actor, pero sí como ídolo en 2001 con “Destino de Caballero”, una entretenida película dirigida por Brian Helgeland en la que el bueno de Heath interpretaba a un campesino pobre que consigue su sueño de ser caballero. Ese mismo año interpretó al hijo de Billy Bob Thornton en “Monster’s Ball”, película en la que ambos interpretaban a dos funcionarios de prisiones y por la que (incomprensiblemente, tengo que decir) Halle Berry ganó el Oscar. Heath apenas salía 15 minutos, pero dejó huella.

Héroe en el remake de “Las Cuatro Plumas” (2002) y en el biopic “Ned Kelly” (2003), hizo de sacerdote en “Devorador de Pecados” (2003) un filme que le volvió a reunir con Brian Helgeland y con varios compañeros de “Destino de Caballero”.

2005 fue su año, sin ninguna duda. Estrenó un total de 4 películas: “Los Amos del Dogtown”, “El Secreto de los Hermanos Grimm”, “Brokeback Mountain” y “Casanova” y se consagró. Su papel de cowboy en “Brokeback Mountain” le reportó el aplauso tanto de crítica como de público y le reportó numerosas nominaciones a premios tan importantes como los Globos de Oro, los BAFTA, los Independent Spirit Awards y, como no, los Oscar.

“Candy” (2006), y “I’m Not Here” (2007) son sus últimas películas estrenadas hasta el momento. En Verano llegará el último film que terminó, “The Dark Knight”, película con la que Heath ha hecho historia al ser el prmer actor no estadounidense en interpretar el papel de Joker. Y parece ser que Terry Gilliam logrará salvar la producción en la que el actor trabajaba en el momento de su muerte, “The Imaginarium of Doctor Parnassus”, ya que al tratarse de un filme fantástico no importa que el personaje de Heath lo interpreten dos actores.

Su legado cinematográfico es corto pero importante, siempre se le recordará especialmente por su papel de Ennis del Mar en “Brokeback Mountain”, pero para mí Heath siempre será el Gabriel Martin de “El Patriota” y el Patrick Verona de “10 Razones para Odiarte” (1999), su primer filme en Hollywood.

En algún sitio leí que se ha ido el actor, pero comienza la leyenda. Al menos sus películas siempre le mantendrán vivo”.