Los Viajeros de la Noche, unos chupasangres muy humanos

Poster de Los Viajeros de la Noche

Título original: Near Dark.
Año: 1987.
País: Estados Unidos.
Dirección: Kathryn Bigelow.
Guión: Kathryn Bigelow, Eric Red.
Reparto: Adrian Pasdar, Jenny Wright, Lance Henriksen, Bill Paxton, Jenette Goldstein, Joshua Miller, Tim Thomerson, Marcie Leeds.
Duración: 94 minutos.

El joven Caleb Colton (Adrian Pasdar) ve una noche, en la que se acerca desde la granja en la que vive con su padre y hermana al pueblo de Kansas en el que vive, a una chica que le gusta, Mae (Jenny Wright). Se van a dar una vuelta en el coche del chico y él quiere besarla pero ella se resiste. Cuando Caleb para el coche por orden de Mae, ella le pregunta si no escucha a la oscuridad y admite que ella vivirá más que algunas estrellas alas que mira con mucha atención.

Jenny Wright y Adrian Pasdar en Los Viajeros de la Noche
Todo muy raro, sí, pero la explicación llega sin perder el tiempo y muy sutilmente cuando Mae acaba mordiendo el cuello de Caleb y marchándose a toda prisa antes de salir el sol. El bueno de Caleb intenta llegar a casa y, justo cuando su hermana Sarah (Marcia Leeds) le ve y avisa a su padre Loy (Tim Thomerson) de que algo le pasa a su hermano mayor, una caravana sale como de la nada y se lleva a Caleb.

Sí, nuestro protagonista acaba con un grupo de vampiros, en ningún momento se dice esa palabra ni se les ven los dientes (aunque sus uñas son algo peculiares y largas), liderados por Jesse (Lance Henriksen). Son la familia de Mae desde que cuatro años antes uno de ellos la mordiera y, a pesar de que la luz del día no les va nada bien, es cuando se mueven mientras que por la noche buscan víctimas a las que chuparles la sangre. Es digno de ver cómo tunean el coche en el que vayan para que la luz no les deslumbre y les queme.

Fotograma de Los Viajeros de la Noche

No se fían de Caleb, ni Jesse, ni Diamondback (Jenette Goldstein), la mano derecha del mismo. Y tampoco lo hacen Severen (Bill Paxton) ni Homer (Joshua Miller). Pero gracias a Mae ceden para que se quede con el grupo aunque deba demostrar que puede ser uno de ellos.

Pero claro, Caleb no acepta su condición fácilmente y mientras su familia le busca porque saben que se lo han llevado, él intentará encajar.

No está mal “Los Viajeros de la Noche” (el título no es muy adecuado, todo sea dicho), un filme en el que los vampiros son los protagonistas absolutos y que cuentan con sentimientos muy humanos como los celos, la envidia, la desconfianza o el amor. No es un filme de terror, en más una road movie de ciencia ficción con algo de romance y también de acción. No falta algo de humor de la mano de Bill Paxton que tiene un personaje bastante bueno.

Bill Paxton en Los Viajeros de la Noche
Los efectos especiales no dan el cante a pesar de que el filme tiene su años, y Kathryn Bigelow consigue buenos planos y buenas secuencias (la del bar es muy chula, atención a las espuelas). Se deja ver y tiene un mayor trasfondo que las meras historias en las que los protagonistas tienen que huir de los chupasangres.