El Vuelo: una reflexión sobre el alcohol y la droga

Poster de El Vuelo

Título original: Flight.
Año: 2012.
País: Estados Unidos.
Director: Robert Zemeckis.
Guión: John Gatins.
Reparto: Denzel Washington, Bruce Greenwood, Kelly Reilly, Don Cheadle, John Goodman, Tamara Tunie, Melissa Leo, Brian Geraghty, Nadine Velázquez, James Badge Dale, Peter Gerety.
Duración: 138 minutos.

Whip Whitaker (Denzel Washington) lleva muchos años pilotando aviones. También lleva muchos años bebiendo y tomando cocaína. Esto último lo hace muchas veces para paliar los efectos del alcohol y despejarse de la resaca o de la borrachera.

Eso mismo hace la mañana en la que consigue salvar a casi todos los pasajeros y al pasaje del vuelo que le toca pilotar realizando una insólita maniobra, le da la vuelta a la aeronave para paliar la caída en picado y lograr aterrizarla… más o menos.

Denzel Washington, Don Cheadle y Bruce Greenwood en El Vuelo

Whip Whitaker podría ser un héroe al instante por su hazaña pero hay una investigación y su análisis toxicológico da positivo en drogas y alcohol por lo que su amigo y presidente del Sindicato de Pilotos Charlie Anderson (Bruce Greenwood) y el abogado Hugh Lang (Don Cheadle) intentarán ayudarle para que salga del lío en el que puede meterse.

Pero “El Vuelo” no es película en la que su protagonista tenga que limpiar su nombre, sino que es una reflexión sobre el alcohol y las drogas que nos lleva a un desenlace donde solamente hay dos opciones: la redención o la no redención del protagonista. Y es que, a pesar de haber perdido cosas importantes por culpa de una adicción que no reconoce, Whip no parece querer cambiar, a diferencia de Nicole (Kelly Reilly), una chica con la que se encuentra en el hospital tras el accidente que también tiene un grave problema de adicción. Claro que, el personaje de Nicole acaba estando más definido que el del propio protagonista porque sí sabemos por qué ella se droga, en cambio en ningún momento se explica ni nos dejan intuir por qué lo hace él.

Denzel Washington y Kelly Reilly en el Vuelo

Es un drama que se deja ver, que cuenta con buenos intérpretes llevando Denzel Washington de una muy buena manera el peso de toda la película, y que trata el problema que describe como lo que es, un destructor. De todas formas, me ha parecido una película algo floja por el tono cambiante que tiene en ocasiones y algún corte brusco que mete, y hubiera agradecido que, con algo menos de metraje, la parte de la declaración de Whitaker hubiese sido algo más larga. El mensaje religioso le sobra también y me parece muy inverosímil que, por muy buen mentiroso que uno sea, una sobrecargo y un copiloto permitan que quien tiene que liderar la nave lo haga en unas condiciones nada óptimas.