Asesinato en Beverly Hills o cómo Bruce Willis y James Garner forman un peculiar dúo investigador

Poster de Asesinato en Beverly Hills

Título original: Sunset.
Año: 1988.
País: Estados Unidos, Italia.
Director: Blake Edwards.
Guión: Blake Edwards.
Reparto: Bruce Willis, James Garner, Mariel Hemingway, Malcom McDowell, Katheleen Quinlan, Patricia Hodge, Jennifer Edwards, Richard Bradford, M. Emmet Walsh, Dann Florek, Dermot Mulroney.
Duración: 102 minutos.

Hollywood, 1929. Tom Mix (Bruce Willis) es una especie de John Wayne, el cowboy por excelencia del cine que, además, hace sus propias escenas de riesgo porque es un auténtico especialista.

Gracias a que el productor Alfie Alperin (Malcom McDowell) le pide que haga una película sobre Wyatt Earp en la que el propio Earp (James Garner) va a ser el consultor, Mix y el célebre marshal se hacen amigos. Deberán resolver el asesinato de alguien muy cercano a Cheryl King (Mariel Hemingway), amiga en común, y descubrir quién quiere cargarle el muerto a Michael Alperin (Dermot Mulroney), hijo de Alfie.

James Garner y Bruce Willis en Asesinato en Beverly Hills
Alfie no es trigo limpio, solo basta con ver cómo maltrata a su mujer Christina (Patricia “such fun” Hodge), pero él no será el único que les coja tirria a los protagonistas ya que estos se las tendrán que ver con el capitán Blackworth (Richard Bradford) y el jefe Marvin Dibner (M. Emmet Walsh) que tratarán de quitarlos de en medio. Ahora, Tom y Wyatt son más chulos que un ocho y si hay que dar mamporros se dan.

No es ninguna cosa del otro mundo “Asesinato en Beverly Hills” (habría que apalear a quien le puso el título en castellano), de hecho es una película del montón pero el señor Blake Edwards sabía dirigir y lo demostró en este filme a medio camino entre un western, una comedia y una de intriga detectivesca. Lo mejor es su guión y la pareja protagonista que deja muy buenos momentos a lo largo del metraje, así como el malo malísimo interpretado por Malcom McDowell (impagable su número de mímica).

Pero, hay que reconocerle otra cosa a esta película y es su homenaje al mundo del cine. Pasable.