El Lado Bueno de las Cosas, un filme muy sobredimensionado

Poster de El Lado Bueno de las Cosas

Título original: Silver Linings Playbook.
Año: 2012.
País: Estados Unidos.
Director: David O. Russell.
Guión: David O. Russell.
Reparto: Bradley Cooper, Jennifer Lawrence, Robert De Niro, Jackie Weaver, Chris Tucker, John Ortiz, Paul Herman, Anupam Kher, Julia Stiles, Shea Whingham, Dash Mihok, Brea Bree.
Duración: 122 minutos.

Pat Solatano (Bradley Cooper) vuelve a la casa de sus padres en Philadelphia tras ocho meses internado en un psiquiátrico de Baltimore. El médico no aprueba su salida pero su madre Dolores (Jackie Weaver) se lo lleva a casa para sorpresa de su marido Pat Sr. (Robert De Niro). Pat tiene un trastorno bipolar y fue ingresado por un grave incidente, y es que casi acaba con la vida del amante de su mujer Nikki (Brea Bree).

Robert De Niro, Jackie Weaver y Bradley Cooper en El Lado Bueno de las Cosas

Su buen amigo Ronnie (John Ortiz) le invita a cenar a su casa aunque su mujer Veronica (Julia Stiles) no trague a Pat y allí se encuentra con la hermana de la misma, Tiffany (Jennifer Lawrence) una chica con la que tiene, al menos, un par de cosas en común: ambos han perdido a sus cónyuges, aunque en el caso de ella su marido murió y en el de él su fin es recuperar a su mujer; y saben de pastillas porque están o han estado en tratamiento.

Poco más puedo contar para no spoilear “El Lado Bueno de las Cosas” que, se divide en tres temáticas: el problema de Pat y su deseo que recuperar a Nikki, la relación de Pat con su familia, en especial con su padre, y la relación que Pat y Tiffany entablan. Después hay una trama secundaria protagonizada por Pat Sr. a cuenta de las apuestas deportivas y sus supersticiones, algo digno de estudio, respecto a los partidos del equipo de fútbol americano Philadelphia Eagles.

Jennifer Lawrence y Bradley Cooper en El Lado Bueno de las Cosas

La primera media hora del filme es una verborrea continua de Pat, buena parte de ella teniendo lugar en la consulta del psiquiatra Cliff Patel (Anupam Kher). Si se supera, particularmente a los diez minutos pedía muerte y destrucción para el personaje principal, el resto del metraje se ve sin problema. Después hay una serie de escenas que me rememoraron los filmes de Woody Allen en los que hay gente hablando sin parar, pisándose los unos a los otros en ocasiones, y una brusca ruptura del tono de drama inicial para acabar tirando más hacia la comedia con un desarrollo convencional y, haciendo caso al título, se intuye cómo acabara la historia. Y, he de decir que otra película vino a mi mente “¿Bailamos?” (Shall we Dance), filme que si no habéis visto recomiendo su versión original, la japonesa.

Es curioso pero disfruté más la película a raíz de volverse más convencional porque, todo sea dicho, “El Lado Bueno de las Cosas” es un filme del montón que se ha sobredimensionado mucho, al que le falta solidez y le sobran las repeticiones (las carreras o las menciones a Nikki).

Bradley Cooper en El Lado Bueno de la Cosas

Bradley Cooper demuestra al menos que tiene algo bueno que aportar como actor, algo que no había salido hasta ahora, y Jennifer Lawrence ¿se merece su Oscar? Desde luego que no. Tiene tres momentos brillantes pero hay en otras escenas que la chica no me logró transmitir nada de nada. Además, se la podría incluso considerar como una secundaria en el filme ya que el protagonista absoluto de la historia es Pat, todas las partes de la misma giran en torno a él.

Y, ya que menciono los Oscar… ¿Por qué ha estado nominado David O. Russell por este trabajo? Por más que lo pienso no me lo explico. Por cierto, el filme se basa en la novela de Matthew Quick.

¿Recomiendo “El Lado Bueno de las Cosas”? Sí, se puede ver pero, como decía, se ha sobredimensionado mucho y no deja de ser previsible y nada del otro mundo.