Medidas Extraordinarias, la búsqueda de una cura para una enfermedad extraña

Poster de Medidas Extraordinarias

Título original: Extraordinary Measures.
Año: 2010.
País: Estados Unidos.
Director: Tom Vaughan.
Guión: Robert Nelson Jacobs.
Reparto: Brendan Fraser, Harrison Ford, Keri Russell, Meredith Droeger, Diego Velázquez, Sam M. Hall, Jared Harris, Patrick Bauchau, Courtney B. Vance, Ayanna Berkshire.
Duración: 106 minutos.

“Medidas Extraordinarias” es la historia de cómo un padre hace lo posible para que dos de sus tres hijos no mueran de la extraña enfermedad que les afecta, la enfermedad de Pompe que da una esperanza de vida de nueve años como máximo.

Se basa en el libro “The Cure” (La Cura) de Geeta Anand y a la vez en una historia real. Presenta a John Crowley (Brendan Fraser) que dadas las pocas opciones que tienen sus hijos Megan (Meredith Droeger) y Patrick (Diego Velázquez), de ocho y seis años respectivamente, decide contactar con un científico que está desarrollando una medicina que puede ayudarles, el doctor Robert Stonehill (Harrison Ford).

Harrison Ford y Brendan Fraser en Medidas Extraordinarias
Tras recaudar dinero para empezar a trabajar y formar un laboratorio, John y Robert acabarán vendiendo su compañía a una empresa mayor porque el tiempo se les echa encima aunque Robert no es un hombre al que le guste mucho trabajar en equipo y menos si tiene a gente encima diciéndole qué debe hacer.

Y mientras se muestra cómo van los progresos de la investigación, por otro lado vemos cómo evoluciona la enfermedad en Megan, cuyos cumpleaños se celebra como si fueran el último, y Patrick y la desesperación que se adueña de John y de su mujer Aileen (Keri Russell) cuando ven cómo sus hijos pierden más facultades poco a poco.

“Medidas Extraordinarias” es una de esas películas que cuenta una historia que merece la pena ser conocida y que está narrada de tal forma que aunque se hable de aspectos técnicos que una persona de a pie no entiende, no se dan tantos datos que nos entren por un lado y nos salgan por otro, sino que se centra más en el esfuerzo del personaje principal, John, por lograr lo que más desea en el mundo, lograr salvar a sus hijos.

Brendan Fraser y Meredith Droeger en Medidas Extraordinarias
He hablado de desesperación, lógicamente cualquier lo estaría en la situación de los protagonistas, pero el filme se aleja bastante de la lágrima fácil, aunque hay un par de momentos que sí toca la fibra sensible, y es de agradecer. Culpa de ello tiene mucho el optimismo de los progenitores de los niños, que si no lo tienen lo ocultan de sus pequeños, el personaje de la hija que es pura energía a pesar de ir en silla de ruedas (genial la carrera que hace con Robert), y el encargado principal de desarrollar la cura cuyo carácter es áspero y el hombre es bastante irónico.

Se deja ver muy bien y sin que vaya a pasar a los anales de la historia, creo que “Medidas Desesperadas” es una pelíucla que merece la pena verse. Está muy bien tanto Brendan Fraser como Harrison Ford en sus papeles y mención especial a Meredith Droeger.