La Hija de mi Mejor Amigo, o cómo una relación inesperada cambia la vida de dos familias

Poster de La Hija de mi Mejor Amigo

Título original: The Oranges.
País: Estados Unidos.
Año: 2011.
Director: Julian Farino.
Guión: Ian Helfer Jay Reiss.
Reparto: Hugh Laurie, Allison Janney, Oliver Platt, Catherine Keener, Leighton Meester, Alia Shawkat, Adam Brody, Tim Guinee, Hoon Lee, Cassidy Gard.
Duración: 82 minutos.

Los Walling y los Ostroff son dos familias que viven en un pueblecito de Nueva Yersey, los unos en frente de los otros. Terry Ostroff (Oliver Platt) y David Walling (Hugh Laurie) salen tres veces por semana a correr y se cuentan sus cosas ya que el uno es el mejor amigo del otro y viceversa. Las familias se llevan estupendamente hasta que la hija pródiga de los stroff, Nina (Leighton Meester) decide volver a casa inesperadamente.

Hugh Laurie y Leighton Meester en La Hija de mi Mejor Amigo

¿Qué pasa entonces? Que a pesar de los intentos de su madre, Carol (Allison Janney),  para que Nina le eche el ojo al hijo de sus amigos, Toby (Adam Brody), la chica se lo echa a David y, cuando todos se enteran las dos familias iniciarán un camino del que ya no hay vuelta atrás.

El matrimonio de los Walling hacía aguas antes de que David le engañe a su mujer Paige (Catherine Keener) y en medio de ambos se queda la hija y narradora del filme Vanessa (Alia Shawkat); mientras Carol se posicionará del lado de Paige y Terry dejará de correr y de hablar con David.

Allison Janney en la Hija de mi Mejor Amigo

Se deja ver “La Hija de mi Mejor Amigo” que cuenta con un buen reparto y que mezcla drama y comedia para contarnos una historia familiar en la que los personajes se preguntan si realmente son felices con sus vidas y todo en plena época navideña. Y, algunos de ellos descubren cosas que realmente no esperaban y otros dan el salto para lograr esa felicidad. Cosas que tal vez no hubieran llegado ni a hacer ni a descubrir de no haber ocurrido lo que sucede.

No esperéis nada del otro mundo tampoco, pero merece ser vista aunque sea solo por su reparto y por los toques de humor que introduce de vez en cuando. Geniales Allison Janney y Catherine Keener, por cierto, en las dos escenas más divertidas que tienen cada una.