Gabriel Carrer, director de In the House of Flies: Es un símbolo de respeto tener al guionista en el rodaje

Gabriel Carrer y Angus McLellan, director y guioista de In the House of Flies

Gabriel Carrer y Angus McLellan, director y guionista de la película                                               canadiense “In the House of Flies”

El director Gabriel Carrer y el guionista Angus McLellan, ambos canadienses, estuvieron ayer en el Festival de Cine Fantástico de Bilbao presentando el filme “In the House of Flies”, una película de terror psicológico grabada en apenas dos semanas.

Tras elogiar a la ciudad calificándola como de especial, Gabriel Carrer explicó que su película se rodó en un sótano dentro de otro sótano, un espacio tan pequeño en el que además delos dos actores protagonistas solamente entraban el director de fotografía y el técnico de sonido. Él tenía que quedarse fuera y ver lo que sucedía a través de los monitores. “No podía estar dentro dando instrucciones a los actores así que me fié de ellos completamente”.

Angus McLellan, encantado de estar en el FANT también, dijo que no pudo estar presente todos los días del rodaje pero que cuando estuvo se quedó con lo que pasaba detrás de las cámaras resultándole interesante ver cómo se desgastaban tanto Gabriel como os dos actores, a la vez que lo hacían los personajes en la película. “Parecía que al final estaban todos locos”, añadió.

Para Carrer, contar con la presencia de McLellan en el rodaje era un símbolo de respeto ya que “el guionista es quien tiene la idea y así puede ver cómo se plasma su guión”.  Sobre el guión McLellan explicó que la escribió a finales del año 2002 y que entonces fue original para él. Pensaba rodar la película antes de conocer a Gabriel. No encontró financiación para llevar el proyecto a cabo y conoció a quien es su mujer en la actualidad. Ella lo leyó y le dijo que el filme se parecía a otra película y es que en 2004 salió “Saw”.

“Es una comparación fácil que entendemos, pero he luchado por la originalidad del guión y de la película. Además, ‘Saw’ me parece una fantasía y esto podría pasarle a dos personas de verdad”, explicó Angus McLellan. No le pareció entonces una buena idea sacar la película pero dijo que la similaridad en un argumento está bien siempre y cuando se haga una aproximación desde otro ángulo.

Gabriel Carrer, editor también del filme,  contó que el corte final de la película era de tres horas y media y que se hacía muy larga. “Cuando editas en una sala pequeña como la de la película te das cuenta de que ya tienes suficiente”. McLellan añadió que cortaron escenas en las que los protagonistas se preguntaban por qué estaban allí y se hablaba de un rescate pero Carrer afirmó que sin esas partes se encuentra el misterio de “In the House of Flies” ya que “no sabes el motivo por el que están allí ni si su relación perdurará en caso de que salgan con vida”.

El realizador se mostró interesado en el proyecto de rodar en una única localización tras finalizar su anterior película en la que rodó en más de una. Por s parte, el guionista se sorprendió a sí mismo de que le hubiera salido esa historia porque no es un fan del género de terror.

Para Carrer fue fácil desconectar tras acabar de rodar. Iba a la sala de edición y se lavaba las manos de todo lo demás, pero explicó que para los actores no lo fue tanto y que estaban bastante agotados tras las dos semanas de rodaje. Así, decidieron rodar la primera escena del filme en las Cataratas del Niágara un par de semanas después del fin del rodaje en el sótano para que se pudieran recomponer.

Y, para finalizar hablaron sobre Henry Rollins, el actor que pone la voz al secuestrador. Carrer dijo ser fan del actor desde los once años y al leer el guión no se le ocurrió una voz mejor. “Si tuviera alguien que narrar mi vida una vez muerto, me gustaría que fuera él”, sentenció.