Cinema Paradiso: Una delicia de homenaje al séptimo arte

Poster de Cinema Paradiso

Título original: Nuovo Cinema Paradiso.
País: Italia, Francia.
Año: 1988.
Director: Giuseppe Tornatore.
Guión: Giuseppe Tornatore.
Reparto: Salvatore Cascio, Philippe Noiret, Marco Leonardi, Antonella Attili, Pupella Maggio, Leopoldo Trieste, Enzo Cannavale, Jacques Perrin, Agnese Nano.
Duración: 140 minutos.

Salvatore Di Vita, alias Totò (Salvatore Cascio) es un crío que vive en un pueblo de Palermo poco después de la Segunda Guerra Mundial esperando a que su padre vuelva de Rusia tras haber participado en ella. Es el monaguillo del lugar y su principal afición es merodear por el cine del pueblo, aunque a quien proyecta las películas, Alfredo (Philippe Noiret), no le guste tener al crío metiendo las narices entre los proyectores y las películas.

Philippe Noiret y Salvatore Cascio en Cinema Paradiso

Totò acabará convirtiéndose en su aprendiz descubriendo a su corta edad la magia de un cine censurado en el que ni los adultos del pueblo habían visto un beso en una película ya que el padre Adelfio (Leopoldo Trieste) se encarga de que Alfredo tome buena nota de qué trozos de película hay que eliminar.

Alfredo se convierte más en una figura paterna que en un amigo de Totò, y éste va haciéndose mayor (Marco Leonardi, Jacques Perrin) entre proyección y proyección no solo apasionándose más por el cine sino descubriendo su primer amor.

Marco Leonardi en Cinema Paradiso

“Cinema Paradiso” es una delicia de homenaje al séptimo arte donde además se muestra la censura del mismo y su evolución, pero también es un buen retrato de una época pasada y de sus gentes, una historia de amistad y asimismo una carta de amor abierta a ese lugar en el que el protagonista descubre su pasión por el cine.

Un protagonista en cuya piel podemos ponernos cualquiera de nosotros y emocionarnos también recordando nuestro particular “Cinema Paradiso” que probablemente ya ni exista. Esa sala en la que al igual que quienes salen en la película, lloramos, reímos, pasamos miedo o alucinamos con lo que nos proyectaban en la pantalla.

Jacques Perrin en Cinema Paradiso

Muy recomendable película, ganadora del Oscar a la Mejor Película de Habla no Inglesa en 1989, de visión obligada para toda aquella persona a la que de verdad le guste el cine y que emociona y toca la fibra sensible.