Iris, los estragos del alzheimer

Poster de Iris

Título original: Iris.
País: Reino Unido, Estados Unidos.
Año: 2001.
Director: Richard Eyre.
Guión: Richard Eyre, Charles Wood.
Reparto: Judi Dench, Kate Winslet, Jim Broadbent, Hugh Bonneville, Penelope Wlton, Juliet Aubrey, Kris Marshall, Samuel West, Timothy West, Tom Mannion.
Duración: 90 minutos.

A Iris Murdoch, (Judi Dench en la vejez, Kate Winslet en la juventud) la llamaron la mejor novelista británica de su generación. Era inteligente y guardaba todo un mundo interior en su cerebro. Cuando daba clases en Oxford conoció a otro profesor, John Bayley (Jim Broadbent en la vejez, Hugh Bonneville en la juventud) con el que empezó una relación de amistad que fue a más. Él leyó el primer libro de Iris, ese que muchos sabían que existía pero que nadie había leído, ella le enseñó muchas cosas y le fascinaba con su conversación. Se casaron, como no.

Pero de mayor Iris, cuya carrera había sido muy prolífica entre novelas de ficción, libros filosóficos, obras de teatro y poesía, achacó sus fallos de memoria al bloqueo del escritor siendo diagnosticada con alzheimer poco después. Con John a su lado casi incansable, el cerebro de la escritora fue apagándose poco a poco hasta que falleció.

Jim Broadbent y Judi Dench en Iris

Basada en dos de las tres obras sobre ella escritas por John Bayley, “Iris: A Memoir” (Iris: Memorias) y “Elegy for Iris” (Elegía para Iris), “Iris” es un filme biográfico sobre la escritora pero en dos fases de su vida: la época en la que conoció a Bayley y cómo se fraguó su relación y la vejez desde que le diagnosticaron alzheimer hasta su fallecimiento.

El filme retrata crudamente no solo los estragos que la enfermedad causa en quien la padece sino también en quienes están alrededor y aunque creo que es una buena película, me dejó bastante mal cuerpo tras verla por esa crudeza al mostrar la enfermedad. Sin tapujos ni rodeos.

Pero, como digo, es una buena película bien narrada con esos flashbacks que nos llevan a presenciar la relación de Murdoch y Bayley, y con esas interpretaciones fantásticas de todos los actores principales pero especialmente de Jim Broadbent, que ganó el Oscar al Mejor Actor Secundario, y de Dame Judi Dench, simplemente espléndida, y a la que le robaron el Oscar (y sobre esto tendré que escribir algún día), con esas miradas perdidas, esa sonrisas infantiles, los miedos repentinos o los momentos de dulzura.

Hugh Bonneville y Kate Winslet en Iris

Kate Winslet, genial como siempre, también tuvo nominación a Mejor Actriz Secundaria, pero merecen una mención también Hugh Bonneville y Penelope Wilton, cuya cara desencajada y maquillaje son suficientes para saber que a su personaje algo le pasaba.

Dura, lo es, pero muy recomendable.