Bienvenidos al Norte: Las diferencias entre los habitantes de un mismo país vistas con humor

Poster de Bienvenidos al Norte

Título original: Bienvenue chez les Ch’tis.
País: Francia.
Año: 2008.
Director: Dany Boon.
Guión: Dany Boon, Alexandre Charlot, Franck Magnier.
Reparto: Kad Merad, Dany Boon, anne Marivin, Zoé Félix, Philippe Duquesne, Guy Lecluyse, Line Renaud, Lorenzo Ausilia-Foret, Patrick Bosso.
Duración: 106 minutos.

Philippe Abrams (Kad Merad) trabaja en la oficina de Correos de un pueblo del sur de Francia. Allí vive con su mujer Julie (Zoé Félix) y su hijo Raphaël (Lorenzo Ausilia-Foret), teniendo ella depresión desde hace tiempo lo que hace infeliz a Philippe. Por ello lucha por que le trasladen a la Costa Azul pero tras intentar conseguir dicho traslado con un engaño, donde le mandan es al norte, a Bergues, un pueblecito cerca de Calais donde sus habitantes hablan el dialecto ch’tmi por lo que se les conoce como los ch’tis.

Kad Merad y Dany Boon en Bienvenidos al Norte

Philippe viajará solo dejando a su familia en el sur, y pronto comprobará que en Bergues ni hace tanto frío como piensan los del sur de Francia, ni sus habitantes son tan difíciles de entender. Aunque al principio le cueste adaptarse, gracias a sus compañeros de oficina, sobre todo a Antoine (Dany Boon), se integrará tanto que ya ni se acordará de su deseo de conseguir el traslado a la Costa Azul.

“Bienvenidos al Norte” muestra en clave de comedia y con mucho humor de por medio esas diferencias dialécticas, culturales o tradicionales que tienen los habitantes de un mismo país simplemente por haber nacido en una zona diferente del mismo, en este caso Francia. Pero además en el filme hay espacio para el romanticismo y el enaltecimiento a la amistad.

Fotograma de Bienvenidos al Norte

Hay escenas divertidísimas sobre todo a cuenta de las diferencias del lenguaje y cualquiera puede sentirse reflejado en ellas. Las localizaciones son muy bonitas y los actores hacen un buen trabajo.

Muy recomendable película, la más taquillera del cine europeo en su día. Atención a las tomas falsas de los títulos de crédito.