Betty Anne Waters, la mujer que estudió derecho para demostrar la inocencia de su hermano

Poster de Betty Anne Waters

Título original: Conviction.
País: Estados Unidos.
Año: 2010.
Director: Tony Goldwyn.
Guión: Pamela Gray.
Reparto: Hillary Swank, Sam Rockwell, Minnie Driver, Peter Gallagher, Melissa Leo, Juliette Lewis, Owen Campbell, Connor Donovan, John Pyper-Ferguson, Ele ardha, Bailee Madison, Tobias Campbell, Loren Dean, Clea DuVall.
Duración: 107 minutos.

Cuando a su hermano Kenny (Sam Rockwell) le acusan de asesinato y robo a mano armada, Betty Anne Waters (Hillary Swank) decide estudiar derecho para conseguir demostrar su inocencia aunque eso le pueda costar perder varias cosas de su vida, léase a su marido y a sus hijos, por ejemplo.

Hillary Swank y Sam Rockwell en Betty Anne Waters

Betty Anne no cejará en su empeño de demostrar que la agente Nancy Taylor (Melissa Leo) no tenía razón ni prueba alguna para detener a su hermano por el crimen de una mujer que vivía en el mismo pueblo que ellos en Massachussetts, y a lo largo de su camino se encontrará con personas que le echan una mano como su compañera de facultad Abra (Minnie Driver) o el abogado Barry Scheck (Peter Gallagher), especialista en casos en los que se puede demostrar la inocencia de los acusados.

“Betty Anne Waters” está basada en la historia real de la mujer del mismo nombre que nunca dejó de creer en que su hermano era inocente y que su sitio no era la cárcel. El trabajo de Hillary Swank es muy bueno pero no lo es menos el de Sam Rockwell, mostrando ambos diferentes estados de ánimo a lo largo del metraje.

Hillary Swank en Betty Anne Waters

No es una película de juicio, aunque haya uno al principio y otro al final, sino que narra la embarcada en la que se metió Betty Anne. El filme está muy bien montado y muestra varios flashbacks, tanto de cuando detienen a Kenny como de la difícil infancia de ambos hermanos, lo que nos da una gran idea de por qué Betty Anne hizo lo que hizo por él.

Muy recomendable.