En el Centro de la Tormenta: Doble asesinato con treinta años de diferencia

Poster de En el Centro de la Tormenta

Título original: In the ElectrictMist.
País: Estados Unidos, Francia.
Año: 2009.
Director: Bertrand Tavernier.
Guión: Jerzy Kromolowski, Mary Olson-Kromolowski.
Reparto: Tommy Lee Jones, Mary Steenburgen, Peter Sarsgaard, John Goodman, Kelly Macdonald, Justina Machado, Ned Beatty, Pruitt Taylor Vince, Levon helm, Walter Breaux, Alana Locke, Bernard Hocke, Julio César Cedillo, Buddy Guy.
Duración: 117 minutos.

Dave Robicheaux (Tommy Lee Jones) es detective en Louisiana. Poco después del paso del huracán Katrina sigue habiendo desapariciones y asesinatos. El último es el de una joven prostituta a la que le sacan los intestinos y le cortan los pechos.

Por si no tuviera bastante con investigar ese, el actor Elrod Sykes (Peter Sarsgaard) le comenta cuando le detiene por conducir ebrio que mientras rodaban en un lugar del pantano vio unos huesos con una cadena. Dave empieza a investigar ese caso también y acaba recordando más sobre el mismo de lo que pensaba sobre todo entre las pequeñas pistas que le dan a quienes interroga y por las apariciones que ve del general John Bell Hood (Levon Helm), de las que su mujer Bootsie (Mary Steenburgen) no quiere ni oír hablar, pero que al detective le sirven para aclarar sus ideas.

Buddy Guy y Tommy Lee Jones en En el Centro de la Tormenta

Dave no se imagina que su vida corre peligro y culpará principalmente de ello al mafioso Julie Balboni (John Goodman), con quien se llevaba bien de pequeño. Y es que hay alguien interesado en que no se aclare ninguno de los dos casos ni el de los huesos ni el de la chica asesinada.

El filme se basa en la novela “In the Electric Mist with Confederate Dead” (En la Neblina Eléctrica con el Muerto Confederado) de James Lee Burke y tiene una intriga bastante bien llevada a pesar de que a su narración le falta algo de ritmo.

Tommy Lee Jones y Peter Sarsgaard en En el Centro de la Tormenta

Tommy Lee Jones está muy convincente en su papel y se vislumbra una crítica a la dejadez que hubo en Louisana tras el paso del huracán Katrina así como a la ineptitud policial o a la vagancia del cuerpo por no querer investigar más de la cuenta y dar muchas cosas por sentadas.

No está mal, se deja ver.