Una Habitación con Vistas, una delicia británica

Poster de Una Habitación con Vistas

Título original: A Room With a View.
País: Reino Unido.
Año: 1985.
Director: James Ivory.
Guión: Ruth Prawer Jhabvala.
Reparto: Helena Bonham Carter, Maggie Smith, Julian Sands, Daniel Day-Lewis, Denholm Elliot, Simon Callow, Rosemary Leach, Judi Dench, Rupert Graves, Fabia Drake, Joan Henley, Patrick Godfrey, Maria Britneva.
Duración: 115 minutos.

La joven Lucy Honeychurch (Helena Bonham Carter) y su prima Charlotte Bartlett (Maggie Smith) van a pasar desde Inglaterra una semana a la bella ciudad italiana de Florencia. Allí se hospedarán en dos habitaciones de una pensión que, gracias al señor Emerson (Denholm Elliot) y a su hijo George (Julian Sands) tendrán vistas, ya que no dudan en cambiárselas.

Julian Sands y Helena Bonham Carter en Una Habitación con Vistas

En la pensión conocerán a un peculiar grupo de personas con algunas de las cuales seguirán en contacto tras su partida, una marcha que se produce a mitad de su viaje cuando durante una excursión al campo el callado George Emerson no duda en dar un beso de película a Lucy. Charlotte decide entonces que es hora de volver y ambas deciden mantener el secreto.

Pero algo despierta en Lucy, muchacha pasional solamente cuando toca el piano dándolo todo. A su vuelta a Inglaterra se promete a Cecil Vyse (Daniel Day-Lewis) un tipo estirado al que nada gusta hacer más que andar criticando o retirarse sin decir nada cuando Freddy (Rupert Graves) o la señora Honeychurch (Rosemary Leach), hermano y madre de Lucy respectivamente, dicen algo gracioso.

Maggie Smith y Judi Dench en Una Habitación con Vistas

Pero claro, quien acaba alquilando una casa allí es el señor Emerson por lo que George pululará por el lugar y encima se hará amigo de Freddy. Ahí es cuando Lucy decide mentir a tod el mundo, incluida a ella misma como alguien le dice en un momento dado.

Basada en la novela del mismo título de E. M. Forster, “Una Habitación con Vistas” me parece una sutil comedia muy bien escrita e interpretada en la que no falta el romance, que lejos de ser almibarado es una figura presente-ausente a lo largo de la película. Presente porque está ahí y ausente porque no hay ni cortejo ni nada por el estilo, simplemente una espontánea acción desencadena todo lo que sucede a continuación.

Denholm Elliot en Una Habitación con Vistas

Es muy entretenida y encima fue rodada en unos escenarios de lo más bonitos, tanto Florencia, ciudad que tengo el gusto de conocer y que es realmente bella, como la campiña inglesa con esas casitas y esos verdes paisajes.

Nunca me imaginé que esta película, nominada en su día a ocho Oscar de los cuales ganó tres (Mejor Guión Adaptado, Mejor Vestuario y Mejor Dirección Artística), fuera tan disfrutable y entretenida y me ha sorprendido gratamente. Muy recomendable.